Los integrantes del Team fueron paseados, por más de dos horas, por las calles de la Ciudad de las Flores, que no termina de celebrar el título 25 del club en la máxima categoría

Por: Juan Diego Villarreal 16 mayo, 2016
Ni la lluvia que cayó en horas de la tarde en Heredia pudo frenar el festejo de la afición rojiamarilla por el título 25.
Ni la lluvia que cayó en horas de la tarde en Heredia pudo frenar el festejo de la afición rojiamarilla por el título 25.

Ni la lluvia que cayó en horas de la tarde en Heredia pudo frenar elfestejo de la afición rojiamarilla por el título 25 y que se extendiópor más de dos horas.

La fiesta que arrancó el sábado, con la obtención del cerro alderrotar a la Liga, continúa para los fieles seguidores del Team, quepacientemente esperaron el paso de la caravana donde un camióntransportó a los jugadores y cuerpo técnico.

El frío y una leve llovizna no fue obstáculo para que lossimpatizantes del conjunto florense se acercaran al estadio EladioRosabal Cordero, a eso de las 6 p.m., esperando la salida de losfutbolistas y por supuesto el técnico Hernán Medford, quien ya es unídolo para los rojiamarillos.

Mientras tanto, el plantel se encontraba en la sala de sesiones delclub, en una misa ofrecida por el padre Manuel Víquez, quien es unacérrimo seguidores rojiamarillo y no dudó en recordarles "estamos máscerquita del título 30. Debemos ganarlos rapidito para alcanzar a losotros equipos", bromeó con los jugadores.

Al terminar la ceremonia se trasladaron al vehículo que los transportóy así arrancó la fiesta, una vez más.Todos querían una firma, un saludo, un selfie con sus héroes.

Los aficionados se aglomeraron a los costados del transporte esperadotener la oportunidad de felicitarlos.

Hernán Medford fue el más buscado, al que más saludaron y hasta le cambiaron su tradicional gorra negra por una rojiamarilla.

El paso de la caravana se hizo lento por la cantidad de gente que seaglomeró a lo largo del camino. Vehículos pitando y una cimarronamarcharon al frente abriendo camino a los esperados campeones.

El clímax se dio en el parque central, donde se reunió la mayorcantidad de personas que cantó, bailó y disfrutó al ritmo de la músicaalusiva al monarca nacional.

Heredia está embriaga de felicidad, son los monarcas nacionales ycelebran a más no poder.

Cabe destacar que en esta hubo menos público,quizás por la lluvia y el frío, pero la seguridad de la Fuerza Públicafue mayor y se evitaron incidentes.

Etiquetado como: