La S fue incapaz de cerrar un partido que fue suyo desde el mismo principio

Por: Arnoldo Rivera J. 17 abril, 2014
Kendall Waston (17) celebra el gol con que el boliviano Carlos Saucedo (33) abrió la cuenta ayer en el Saprissa. A su lado observa Yendrick Ruiz (7), quien empató las cifras. | ALEXÁNDER OTÁROLA
Kendall Waston (17) celebra el gol con que el boliviano Carlos Saucedo (33) abrió la cuenta ayer en el Saprissa. A su lado observa Yendrick Ruiz (7), quien empató las cifras. | ALEXÁNDER OTÁROLA

“El juego se acaba cuando se acaba”, es la sentencia inmortal del legendario receptor de los Yanquis de Nueva York, Yogui Berra.

Saprissa anoche recibió un duro recordatorio de esas palabras, tan obvias como certeras.

Los morados toleraron un empate en un juego que dominaron, pero en el que pecaron a la hora de sentenciar y no jugarse el chance de un marcador mínimo.

El empate de Yendrick Ruiz (minuto 88) le agrió a los saprissistas la noche en la que pensaban consolidar su primer lugar del Verano.

Saprissa la dejó ir y no hay que darle muchas vueltas al asunto; pero el fútbol es cosa de goles y ya.

Mensaje. La formación florense era una admisión de inferioridad o bien de inseguridad; en cualquier caso, un claro indicio de los días confusos y extraviados que lleva este equipo en este mes de terror.

Sobre la gramilla del Saprissa, el cuadro dueño de casa envió el suyo: salió al ataque, desbordó por las bandas, tocó con criterio y presionó cuando perdía la pelota.

También el fútbol es de momentos: el de la S es uno en el que se refleja confianza en el trabajo acumulado; el del Herediano transmite la incertidumbre de no saber qué pasa o qué diantres hacer ante el viacrucis que se le hizo este cierre de certamen.

Del Team que daba el do de pecho –el antes, el de hace un ratito– queda poco, pues ahora su libreto ofensivo se escribe en renglones torcidos y el defensivo tiene muchos tachonazos...., y eso que se agrupó en de 30 metros para tratar de resguardarse de todo mal.

El gol de Carlos Saucedo (32’) fue la recompensa adecuada para el once que pensó en el marco rival..., aunque con exceso de vértigo.

El boliviano cumplió una vez más con su encomienda: estar en el momento justo en el área rival.

Ayudado por una carambola desafortunada de Keilor Soto, Saucedo marcó su sexto, el segundo consecutivo en un clásico tico (lo hizo el sábado ante la Liga) y el estadio coreó su nombre con el gol y cuando se fue de cambio, signo de los tiempos que corren en la Cueva.

El zaguero Soto se iría expulsado al cierre de la primera mitad, una mala noticia para el Herediano que así quedó en desventaja en campo y pizarra.

Sin embargo, el gol de Ruiz dejó en nada ambas desventajas y, por lo menos, rescató el espíritu voluntarioso de un Herediano, hay que insistir, que anda en ruta confusa.

El Saprissa la dejó ir y el reproche debe ser fuerte, como al hacer un mal juego: un equipo protagonista, o que ambiciona, no debe permitirse esos descuidos.

Saprissa 1

Titulares: Luis Ernesto Michel 6, Jordan Smith 6, Michael Umaña 6, Kendall Waston 6, Michael Barquero 6, Yeltsin Tejeda 6, David Guzmán 5, Hansell Aráuz 6, Manfred Russel 5, Carlos Saucedo 6, Daniel Colindres 6. D. T.: Ronald González

Cambios: Juan Bustos Golobio 6 (Guzmán, 46'); Marvin Angulo 6 (Russell, 58'); Ariel Rodríguez --- (Saucedo, 81')

Herediano 1

Titulares: Leonel Moreira 6, Dave Myrie 5, Cristian Montero 6, Keilor Soto 5, Francisco Calvo 6, José Miguel Cubero 6, Óscar Esteban Granados 6, Junior Alvarado 6, Luis Diego Cordero 5, José Luis Cordero 5, Yendrick Ruiz 6. D. T.: César Eduardo Méndez.

Cambios: Ismael Gómez 6 (Myrie, 49'); Leandrinho 6 (J. L. Cordero, 49'); Verny Scott 6 (L. D. Cordero, 73')

Goles: 1-0 (32’): Saucedo 1-1 (88’): Ruiz, (93’): Sánchez,( Leal).

Árbitro: Jeffrey Solís 6, con Octavio Jara y Mauricio Córdoba.

Expulsado: Keilor Soto, de Herediano, al 43'.

Estadio: Ricardo Saprissa, 8 p. m.