Rojiamarillos pusieron una mano en el trofeo de campeón al despachar a una S endeble

Por: Kenneth Hernández Cerdas 17 mayo

En el manual no escrito de las finales hay dos reglas inquebrantables: ganar en casa y sacar una diferencia amplia para el juego de vuelta.

Herediano cumplió este miércoles con ambas normas y quedó a una grada de subirse al trono.

Los florenses pusieron una mano en el trofeo de campeón al despachar a Saprissa con un inobjetable 3-0, que perfectamente pudo ser más escandaloso en el Rosabal Cordero.

Si bien en el fútbol no hay nada seguro, el golpe que asestaron los heredianos les acomoda la serie en un sitio inmerojable para visitar Tibás el domingo.

Para los morados la noche empezó mal desde que Marvin Angulo perdonó una ocasión invaluable a los 53 segundos.

Solo frente al arco, el volante pegó en el poste la redonda y desperdició el que sería un golpe bajo para el local.

Si la S careció de veneno, el Team no. El cuadro anfitrión leyó la pasividad de la zaga morada y apenas pudo le hizo la primera grieta.

Jairo Arrieta abrió la cuenta ante el Deportivo Saprissa
Jairo Arrieta abrió la cuenta ante el Deportivo Saprissa

Jairo Arrieta le ganó la posición a Julio Cascante y marcó el 1-0 , en el 8'. La defensa empezó a enviar síntomas negativos.

La pesadilla saprissista apenas comenzaba, pese a que el tanto de Arrieta no le quitó el impulso de mirar al frente.

Cuando el juego llegó a 30 minutos, de nuevo, la zaga se quedó a medias y Víctor Núñez cargó el segundo en la cuenta.

José Leitón filtró un pase perfecto para el Mambo, quien sin la agilidad de sus mejores tiempos, aprovechó para el 2-0.

Para ese momento la parte baja era un muro lleno de boquetes. Y así lo entendió José Sánchez, quien tras una acción individual, le puso la redonda en los pies a Granados quien le dio el tiro de gracia a un equipo que gateaba en el campo.

Las lesiones tomaron protagonismo en el complemento porque tres futbolistas cayeron al césped en solo 12 minutos.

Los rojiamarillos Esteban Ramírez y Óscar Esteban Granados dejaron el juego con dolor, lo mismo le sucedió al tibaseño Jaikel Medina.

Aunque la pólvora herediana no fue la misma del primer acto, Leitón tuvo para anotar el cuarto pero su remate de milagro no se coló en la puerta de Carvajal.

Después, en la fase madura del encuentro, Dave Myrie, de los peores en el once saprissista, acumuló dos cartulinas amarillas y diezmó a un club al que le resultó imposible levantarse de la tunda de la parte inicial.

Los minutos finales fueron un juego de tiro al blanco entre los lanzadores heredianos, especialmente, Rándall Azofeifa que ensayó varios remates.

El segundo juego de la final se realizará en el Estadio Ricardo Saprissa, este domingo a las 3 p. m.

Alineaciones:

Herediano: Leonel Moreira, Pablo Salazar, Keyner Brown, Leonardo González, Esteban Ramírez, Esteban Granados, Rándall Azofeifa, José Leitón, José Sánchez, Jairo Arrieta y Víctor Núñez. D. T.: Hernán Medford.

Saprissa: Dany Carvajal, Jordan Smith, Heiner Mora, Julio Cascante, Jeikel Medina, Dave Myrie, Jaylon Hadden, Christian Martínez, Marvin Angulo, Ulises Segura y Daniel Colindres. D. T.: Carlos Watson.

Etiquetado como: