Por: Steven Oviedo 10 abril, 2016
Randall Azofeifa le muestra al árbitro Keylor Herrera la sangre que le provocó un encontronazo con Cristopher Meneses. Los observa Luis Omar Hernández. | JOSÉ CORDERO
Randall Azofeifa le muestra al árbitro Keylor Herrera la sangre que le provocó un encontronazo con Cristopher Meneses. Los observa Luis Omar Hernández. | JOSÉ CORDERO

El Club Sport Herediano solicitará al Comité Disciplinario de la Unafut que se investigue a Cristopher Meneses, luego de que el defensor manudo golpeara con sus dos puños en la cara y nuca a Randall Azofeifa, en la victoria de los florenses 2 a 1 ante Liga Deportiva Alajuelense.

La jugada se presentó al minuto 72 de juego, cuando los rojinegros tenían un tiro de esquina a favor, Azofeifa marcaba a Meneses, este abre sus manos y golpea con sus puños la nuca y cara del mediocampista florense.

"Herediano va a pedir la investigación. Yo ya hable con Jafet (Soto) y vi el video. Si los árbitros no lo paran hay que pararlo de alguna manera. Además, no es la primera vez que hace algo así", comentó Orlando Moreira, vicepresidente de Fuerza Herediana.

Azofeifa tuvo que salir de la cancha por unos minutos después de la agresión de Meneses, pues tenía el ojo derecho con sangre debido al impacto.

"Ya es la segunda vez que pasa, porque la otra vez le abrió la cabeza a Rooney (Mora); ahora a mí. Me parece que no es un mal jugador y se podría dedicar a jugar fútbol. Como lo dijo una vez Rooney, este tipo de acciones lo que demuestra es la falta de recursos que tiene para jugar", explicó Azofeifa una vez finalizado el duelo con los manudos.

Meneses había tenido un encontronazo con Rooney Mora en el juego de ida en las semifinales del Torneo de Copa del año pasado, donde le propinó un codazo al jugador, a quien tuvieron que hacerle cuatro puntos de sutura y el zaguero salió expulsado del compromiso.

Después de aquel duelo Meneses mencionó que: "Si me toca una bola dividida y mi mamá es la que está ahí, lastimosamente mi mamá es la que hubiera sangrado".

Además, el 27 de noviembre del 2011, Meneses rasguñó a Gabriel Badilla en un clásico, dejándole muy marcado el rostro al defensor morado.