Jafet Soto, gerente general del Team, manifestó que usarán el mismo plan de seguridad que se lleva a cabo en todos los partidos de campeonato nacional

Por: Daniel Jiménez 28 septiembre, 2015
Patrick Pemberton protege el balón ante el intento de Kenny Cunnigham en el partido del miércoles entre Herediano y Alajuelense.
Patrick Pemberton protege el balón ante el intento de Kenny Cunnigham en el partido del miércoles entre Herediano y Alajuelense.

El gerente general de Herediano, Jafet Soto, fue claro en que no cerrarán ninguna gradería del estadio Rosabal Cordero para el juego de vuelta de la semifinal del Torneo de Copa, que se efectuará este miércoles a las 8 p. m.

"Nosotros vamos hacer el protocolo de seguridad que es aprobado por Fuerza Pública. Aunque es un partido de Unafut en gran parte es organizado por nosotros, tomaremos las previsiones del caso y pondremos en el túnel una manta grande de seis por cuatro metros en la salida de los jugadores a la cancha", comentó Soto.

El directivo florense fue contundente al mencionar que tendrán todo el estadio abierto al público. "Nosotros no vamos a cerrar ninguna gradería, es como que yo llegué al estadio de Alajuela y pida lo mismo. Eso no es posible", subrayó.

Soto aseguró que la dirgencia manuda no se ha comunicado con los rojiamarillos para tratar el tema.

"A nosotros no nos han comunicado nada (Alajuelense), es lo que se ha manejado en los medios. Los comunicados oficiales que los medios han hecho públicos, pero a nosotros directamente a la parte administrativa o a la junta directiva no se han comunicado", añadió.

Al ser consultado sobre si en la noche la Unafut tomará otra determinación, respondió que no lo ve viable y que tocaría el tema con la junta directiva para ver el proceder.

"Lo valoraríamos con la junta directiva para ver la posición, pero no creemos que eso vaya a pasar, ya nosotros fuimos y jugamos en su estadio, no vemos porque la vuelta sería diferente", agregó.

El exjugador herediano argumentó que los únicos hechos que lamentar en el Rosabal Cordero los propició un manudo: Paul Mayorga, exentrenador de porteros erizo, en la final del 2013.

"El único incidente lo protagonizó el entrenador de porteros de Alajuelense, en la final del 2013, que hubo un problema con sillas y demás, pero fue un integrante de ellos", indicó.

A criterio de Soto se ha dimensionado el tema del escupitajo que recibió el arquero Patrick Pemberton, quien rompió la puerta del camerino visitante del recinto del Team.

"Se le ha dado mucha importancia al tema, en Fuerza Herediana vamos a mantener la posición, no vamos a dar un paso atrás, vamos a abrir todo el estadio, no vamos a cerrar ninguna gradería", concluyó Soto.