Ingreso de Sánchez, Larín y Porras gestó la goleada ante un deslucido Limón

 10 noviembre, 2014

Heredia. El Team reafirmó anoche su deseo por continuar creciendo en el Invierno a punta de goles y variantes claves.

El Tigre no lució su lado más fiero y se mostró a media máquina en el primer tiempo, pero los cambios hechos para el complemento le permitieron recobrar sus rayas rojiamarillas que lo caracterizan.

Jugó con rapidez por las bandas, dinamismo en el centro y plena seguridad en parte baja.

De entrada la ya conocida rotación del técnico Jafet Soto se hizo notar con tres variantes en relación con el juego que perdieron ante Alajuelense (1-0).

Para esta ocasión Verny Scott, Yosimar Arias y Yendrick Ruiz entraron en la inicial.

El poderío florense asustó solo con el nombre a unos caribeños, que sumaron un remate directo al marco de Cambronero durante los 90 minutos.

Al 6', los locales probaron al portero Román Arrieta con un remate de media distancia de Óscar Esteban Granados.

El aviso fue en serio, pues la próxima jugada de apremio en el arco limonense terminó en celebración en el Rosabal Cordero.

Arias efectuó un pase quirúrgico a Dave Myrie, quien corrió hasta la línea de fondo, envió un centro y el arquero Arrieta metió el balón en su propio marco.

Esta es la acción del segundo gol, en la cual Alexander Larín deja en el camino al portero limonense Román Arrieta. | JOSÉ CORDERO
Esta es la acción del segundo gol, en la cual Alexander Larín deja en el camino al portero limonense Román Arrieta. | JOSÉ CORDERO

Con el 1-0 a favor, el conjunto herediano metió el juego en el congelador, como si estuviera conforme pese a la petición de sus aficionados de volver a festejar.

En los segundos 45 minutos, el estratega complació a sus seguidores, al menos eso se notó con las permutas.

En el complemento ingresaron José Sánchez, Alexander Larín y Anllel Porras.

Con esas incorporaciones llegaron la lucidez y los goles.

El pequeño Larín hizo de las suyas apenas con cuatro minutos en el terreno de juego. Al 66’, el salvadoreño canjeó un pase largo de Sánchez, sacó del camino a Arrieta y, de zurda y con clase, clavó el segundo dardo a una desvanecida Tromba del Caribe.

Nueve minutos después le llegó el turno a José Sánchez, quien aprovechó un centro de Myrie y un pase de Ruiz para fusilar de pierna derecha al guardameta.

Incluso al 89’, la tercera variante, Porras, también tuvo el grito de gol en la garganta, pero su remate pegó en el vertical.

Al final el Herediano mostró su verdadero rostro, sus garras y sus rugidos en una segunda parte perfecta para Soto y compañía.