Una barra organizada les gritó a los jugadores rojiamarillos a la salida del aeropuerto del D. F., un anticipo de la presión que les espera en el Azteca

Por: Kenneth Hernández Cerdas 7 abril, 2015

Apenas tocó suelo mexicano, Herediano tuvo la primera experiencia del ambiente pesado que rodea el juego de mañana contra el América.

Ayer en la tarde, a la salida del aeropuerto Benito Juárez en Ciudad de México, una barra organizada de las Águilas recibió a los futbolistas nacionales con cánticos e improperios, en una clara señal de intimidación.

Entre los gritos más radicales, lanzado por los aficionados, sobresalió el “florense te vamo’ a matar y ni la Federal (Policía) te va a salvar”.

Algunos de los fanáticos americanistas se taparon sus rostros y le hicieron una especie de pasillo a los jugadores del Team mientras se dirigían al autobús que los llevó al hotel de concentración.

Si bien no hubo actos de violencia, los seguidores azulcremas evidenciaron que meterán lo que tienen con tal de que su equipo supere la serie, que favorece 3-0 al Herediano.

El defensor florense Luis Omar Hernández dijo que la hostilidad era previsible y que el club está listo para superar la prueba en el Coloso de Santa Úrsula.

“Nosotros sabemos que desde ahora ellos (aficionados) están manifestándose, tratando de hacer su trabajo fuera de la cancha”, expresó.

Según Hernández, por más presión de la gente, dentro del campo la historia es otra.

“En la cancha seremos 11 contra 11. Esperamos un estadio muy hostil donde la gente se volcará en contra nuestra, pero estamos mentalizados y preparados para afrontar todo tipo de adversidades. Queremos hacer historia”, agregó Hernández.

Por su parte, Cristhian Lagos afirmó que el blindaje está listo para la batalla.

“Tenemos toda la capacidad para jugar de tú a tú. Nos enfrentaremos a un ambiente pesado y un rival muy difícil, pero tenemos los jugadores y la capacidad de llevarnos la clasificación a Costa Rica”, dijo el artillero.

El duelo entre rojiamarillos y americanistas será mañana a partir de las 8 p. m.