13 abril, 2016

Liberia . Herediano tropezó en la Ciudad Blanca y perdió el liderato con Saprissa, al caer 0-1 ante el Municipal Liberia.

Los florenses, con 41 puntos, fueron superados por los morados que llegaron a 42 con la victoria ante la Universidad (2-1).

El Team fue un equipo sin claridad en ofensiva y se vio en apuros cuando los guanacastecos le cortaron su acostumbrada velocidad por las bandas.

Los liberianos, quienes prácticamente se salvaron del descenso al quedar a nueve puntos del Carmelita a falta de tres juegos, fueron ordenados en su zona defensiva y no dieron libertades a sus adversarios.

Por su parte, el conjunto rojiamarillo abusó del pelotazo, fue impreciso en el traslado de la pelota, sobre todo en el primer tiempo, y no tomó la decisión correcta en muchas partes del cotejo, lo que redundó en la caída.

La única anotación del compromiso surgió al minuto 23 cuando Kenneth García cobró un tiro de esquina y Rafael Núñez le ganó la marca al mexicano Luis Omar Hernández, para marcar el 1-0 ante la algarabía de la afición liberiana.

Los jugadores liberianos celebraron la anotación de Rafael Núñez, que les dio la victoria anoche ante el Herediano. | REBECA ÄLVAREZ
Los jugadores liberianos celebraron la anotación de Rafael Núñez, que les dio la victoria anoche ante el Herediano. | REBECA ÄLVAREZ

En el complemento los florenses presionaron e incluso arriesgaron al pasar a línea de cuatro con la inclusión del azteca Antonio Pedrosa. Más tarde entró el delantero uruguayo Wálter Silva, tratando de encontrar el camino a gol.

Sin embargo, cuando los heredianos tocaron la puerta de los locales, el arquero Guillermo Moreira y la zona defensiva guanacasteca se multiplicaron para evitar la caída de su marco.

Moreira logró desviar un gran remate de Pedrosa y más tarde la suerte lo acompañó cuando un taquito de Yendrick Ruiz se estrelló en el vertical derecho.

Los pupilos de Hernán Medford se quedó con 41 unidades y aunque tiene tres partidos en casa frente a Limón, Santos y Belén, deben esperar un traspié de los morados para arrebatarles el primer lugar, de nuevo, y con eso asegurarse cerrar en casa si avanzan a la final.