El técnico tico está sorprendido por ubicarse a las puertas de alcanzar las cuadrangulares de Concacaf

Por: Daniel Jiménez 22 julio, 2015
EL NUEVO DIARIO
EL NUEVO DIARIO

El estratega costarricense Henry Duarte se mostró ilusionado por hacer historia con la selección de Nicaragua, al estar en la tercera fase de la eliminatoria de Concacaf rumbo al Mundial de Rusia 2018. Si avanza estará en las cuadrangulares entre las mejores 12 selecciones del área. Aún se desconoce su rival pues el sorteo se efectuará el 25 de julio.

¿Cómo ha conseguido tener a Nicaragua con vida en la eliminatoria mundialista?

La clasificación se ha logrado porque hay material humano y la evolución ha sido grandísima, cualquier selección se tardaría dos o tres años, aquí ha sido rápida porque hay mucho material humano y una apertura de colaboración de los clubes para trabajar con los jugadores tres días por semana.

¿Cuál ha sido el secreto para hacer tan rápido esa evolución de la que usted habla?

En realidad hemos trabajado con base en sus necesidades, difícilmente se puede trabajar un fútbol elevado cuando los cimientos son bajos, hemos fortalecido trabajos físicos, técnicos y tácticos con todos ellos.

“Lo han asimilado tan bien que los resultados que hemos obtenido ni yo mismo me los esperaba”.

¿Por qué no se esperaba los resultados de su trabajo?

El inicio fue complicado, las condiciones no han sido nada fáciles y todo eso cuenta, pero los jugadores han tenido un crecimiento increíble que pensé que duraría más, eso me sorprende y es muy positivo.

¿Luego de lo conseguido cuáles son las expectativas?

El sueño es pasar a las cuadrangulares, los objetivos son más ambiciosos y creo que es posible, aún no conocemos el rival porque es por rifa, pero la posibilidad de meternos entre los mejores 12 clubes del área nadie nos las va a quitar.

¿Lo conseguido allá le ayuda a demostrar que tiene calidad para estar en el banquillo de alguna selección nacional?

Mi meta es regresar a Costa Rica y dirigir procesos de selecciones nacionales, pero hacerlo en el campo y por eso estoy aquí para demostrar que tengo la capacidad de hacerlo.

¿Siente que ya lo demostró por sobrevivir a dos series de eliminatoria con Nicaragua?

Ya estaba preparado porque comí mucho banco, había sufrido mucho, cometido errores y ahora estoy poniendo en práctica toda esa experiencia que tuve. Cuando llegué acá no tenía todo el apoyo, hoy en día hay un apoyo total. Espero luego de estos cuatro años regresar a mi país para estar en el campo dirigiendo.