El delantero de Puntarenas asegura que la sanción recibida por lanzarle un manotazo al jugador argentino de Jicaral es injusta, ya que su reacción se produjo por los fuertes insultos que recibió. Cree que se debe apelar

 15 septiembre
Henry Cooper en el partido entre Puntarenas y Jicaral, del 3 de setiembre.
Henry Cooper en el partido entre Puntarenas y Jicaral, del 3 de setiembre.

El delantero de Puntarenas FC, Henry Cooper, recibió una sanción de ocho partidos después lanzarle un manotazo al argentino de Jicaral Sercoba, Leonel Peralta, en una acción que acabó en una bronca entre ambas escuadras. Sin embargo, el atacante insiste en que no es violento y asegura que el castigo que le impusieron es muy injusto.

Cooper conversó con La Nación sobre el suceso que se dio el pasado 3 de setiembre, en el que aseguró haber recibido insultos racistas de Peralta, que al final fueron el detonante para que se diera su reacción.

Tras siete años de ser jugador profesional en Limón, Pérez Zeledón, Pachuca de México y recientemente en la escuadra porteña, Cooper afirma que solo había recibido una tarjeta roja en su carrera.

¿Cómo analiza la sanción de ocho partidos?

Es injusta, sé que tuvieron que sancionarme con dos partidos y parejo, tanto a mí como al otro jugador, pero que sean ocho partidos es mucho. Nunca he sido agresivo y los insultos me llevaron a eso.

¿Cuáles insultos fue los que recibió?

Primero, Peralta me tiró una cuecha. Luego llegaron los insultos. Además, me decía congo, tanto a mí como a mis compañeros, y luego los jugadores rivales empezaron a patear la puerta del camerino con más insultos.

¿Cree que se debe apelar la sanción?

Sí, voy hablar con el equipo para apelar esa sanción tan alta que me pusieron. ¿Cómo puede ser posible que hayan habido otros casos más fuertes que el mío y les ponen menos partidos? No es justo.

¿Qué le dijo el entrenador Luis Diego Arnáez por lo ocurrido?

Yo hablé con el profesor y lo que me dijo fue que actué mal, pero que a la vez me apoya, ya que él vio los insultos que recibimos y cómo todos nos llenamos de cólera. Ahora sólo queda apelar para que me bajen la sanción y que vean cómo inició todo, fueron los jugadores de Jicaral que me insultaban a mí y a mis compañeros.

Etiquetado como: