El técnico portugués dice que a su equipo le quitaron condiciones para trabajar

Por: Kenneth Meléndez 23 agosto, 2016
Farinha, durante el juego que disputó la Universidad ante Alajuelense, el pasado 20 de setiembre en el Estadio Nacional. | JOSÉ CORDERO
Farinha, durante el juego que disputó la Universidad ante Alajuelense, el pasado 20 de setiembre en el Estadio Nacional. | JOSÉ CORDERO

Las horas de Guilherme Farinha como técnico de la Universidad de Costa Rica estarían contadas, ya que el técnico portugués le aseguró a La Nación que renunciará a su puesto.

El entrenador de la UCR dice que presentaría la renuncia este miércoles en sesión de Junta Directiva.

"Hoy le comuniqué a mi secretario técnico y aún estoy esperando a mañana, que me comuniquen si puedo ir a la Junta Directiva, siempre con respeto y con ética a presentar mi renuncia", afirmó el luso a La Nación.

A pesar del buen torneo que realiza la UCR y de estar peleando por meterse en zona de clasificación, Farinha explicó que al equipo le quitaron condiciones básicas para trabajar y que él así no puede dirigir.

"No estamos para bailar y danzar si no tenemos las condiciones. Ahora el trabajar en esas condiciones con presiones indirectas y deseando hacer más y no puedo, tengo las manos atadas y yo en esas condiciones no puedo trabajar, lo siento mucho pero naturalmente tengo que presentar la renuncia", agregó el timonel.

El técnico universitario contó que le quitaron muchas cosas y que ni siquiera tiene hielo en los entrenamientos, y que además les prometieron patrocinadores y un estadio nuevo y que nada ha sucedido.

"Nos prometieron que seríamos un club grande y que tendríamos un gran patrocinador. Estuvimos tres o cuatro meses escuchando sobre un gran patrocinador, de que ibamos a tener un estadio nuevo que tenemos que pensar en grande, que seríamos un club grande, que no nos iba a faltar nada en el departamento médico e íbamos a tener las mejores condiciones para entrenar, que íbamos a tener equipos de gran calidad y nada, pero absolutamente nada de eso pasó. Todo lo contrario, nos quitaron el Estadio Ecológico, nunca vamos a jugar ahí, nos quitaron camerino, nos quitaron jacuzzi que era una cosa importante para los jugadores, nos quitaron la utilería", confesó el portugués.

Farinha reconoció que se siente triste y que la situación ha afectado su vida personal y profesional, por lo que cree que debe hacerse a un lado.

"Esta situación me afecta mi integridad y mi forma de vivir como profesional, como hombre, como entrenador y como tal me siento inclusive desmotivado, porque podríamos hacer mucho más mi equipo y yo. Indirectamente me están presionando porque tenemos que quedar de cuarto lugar para mantener el interés de los patrocinadores", manifestó.

El entrenador no está conforme del papel de la UCR en el Torneo de Invierno, a pesar de tener al equipo a tan solo un punto de Carmelita que es cuarto en la tabla.

"Considero que nuestro campeonato no está siendo bueno, está siendo razonable pero por otro lado si nos dan las condiciones que nos prometieron le puedo asegurar que la UCR estaría entre los tres primeros lugares pero me siento defraudado y un poco triste, me siento un poco nostálgico porque quiero hacer más y mejor y no puedo", finalizó Farinha.