Por: Randall Corella V. 29 julio, 2014

En tantos años de laborar en el fútbol nacional, el técnico Guilherme Farinha no había vivido una situación semejante.

El técnico Guilherme Farinha le dio instrucciones a su asistente Carlos Castro durante el juego del domingo pasado ante Alajuelense. | ALBERT MARÍN
El técnico Guilherme Farinha le dio instrucciones a su asistente Carlos Castro durante el juego del domingo pasado ante Alajuelense. | ALBERT MARÍN

Sin permiso para trabajar en nuestro país, el estratega portugués se vio forzado a dirigir los últimos tres juegos de Carmelita desde la gradería.

Al estratega lusitano se le venció el permiso de trabajo el 4 de julio pasado y aunque intentó renovarlo ante la Dirección de Migración y Extranjería, los documentos que presentó le fueron devueltos porque no venían apostillados.

Se trata de la constancia de nacimiento y la hoja de delincuencia, documentos que Farinha tuvo que solicitar otra vez –debidamente autenticados– a las instituciones portuguesas correspondientes.

“Infelizmente no tengo el permiso de trabajo, pero todos saben que son cuestiones burocráticas de este país, estamos completando todos los documentos y vienen en camino para poder ejercer funciones de entrenador, junto con mis colegas”, aseguró el timonel tras el juego ante Alajuelense.

El permiso se extiende por seis meses y, desde que regresó al país en el 2013, Farinha lo había renovado en dos ocasiones.

En Carmelita aseguraron que los nuevos documentos estarán llegando esta misma semana al país, por lo que no habrá inconveniente para que el timonel regrese al banquillo en el arranque del Torneo de Invierno 2014.

“En el Torneo de Copa, don Guilherme no ha dirigido, para no incumplir la ley. Sin permiso de trabajo, él tiene estatus de turista y no lo vamos a arriesgar a que lo detengan”, explico la gerente general del club Lorena Salazar.