Por: Katherine Chaves R., Randall Corella V. 16 agosto, 2014

El guatemalteco Ángela Padilla no pudo tener un mejor regreso al fútbol nacional: marcó un doblete, le dio el triunfo a su equipo frente a Limón FC y grabó su nombre en la historia.

El chapín no solo entró al libro del fútbol tico como el anotador del primer gol del Invierno 2014 , sino que se convirtió en el primer jugador de su país en hacerlo.

“Es trabajo de todos, pero me tocó a mí anotarlos. Si es un gol de penal, de cabeza, de espalda, no importa, estoy agradecido porque me tocó a mí hacerlos”, expresó el atacante.

“Tenía toda la confianza para convertir los penales. Ojalá que las cosas se nos sigan dando así, para seguir poniendo en alto el nombre de mi país”, reconoció.

Padilla volvió a Costa Rica luego de militar en el Municipal de Guatemala en el torneo anterior, adonde tuvo una discreta actuación.

“Esto es una motivación para mí. Estuve seis meses allá y es una gran bendición que me abran las puertas otra vez y en este equipo. Este día ya pasó, lo tendré siempre en el recuerdo, pero vendrán más partidos y habrá que marcar también”, agregó el foráneo.

El ariete se convirtió, además, en el máximo exponente del fútbol guatemalteco en nuestro país, con ocho goles anotados vistiendo la camiseta del Puntarenas FC (Invierno 2013) y, ahora, la de la Asociación Deportiva Carmelita.

El de ayer fue el segundo doblete del atacante chapín en Costa Rica; el primero se lo marcó precisamente a su actual equipo y en el mismo estadio Alejandro Morera Soto, el 21 de setiembre del 2013, durante una victoria porteña, por 2-3.

Esteban Maitland intenta quitarle el balón al guatemalteco Angelo Padilla, durante la victoria carmela ayer sobre Limón FC. | RAFAEL PACHECO
Esteban Maitland intenta quitarle el balón al guatemalteco Angelo Padilla, durante la victoria carmela ayer sobre Limón FC. | RAFAEL PACHECO

Desde afuera. Padilla es también el sexto jugador extranjero que abre la estadística de goleo en un certamen nacional y el protagonista de la primera ocasión, en toda la historia, en que ese cabalístico primer tanto de un torneo se anota desde el punto de penal, según datos del periodista Gerardo Coto Cover.

Si esa curiosidad no se había presentado en los 93 años de historia del fútbol costarricense, mucho más difícil será que se repita la estadística de que los dos primeros tantos de un certamen sean de pena máxima.