El belemita le anotó un gol de buena factura a la Liga, club con el que está cerca de firmar

Por: José Pablo Alfaro Rojas 11 agosto, 2016
Una media vuelta del mexicano Alberto García puso en aprietos a la zaga manuda. Belén llevó mucho peligro al arco de Patrick Pemberton. | RAFAEL MURILLO
Una media vuelta del mexicano Alberto García puso en aprietos a la zaga manuda. Belén llevó mucho peligro al arco de Patrick Pemberton. | RAFAEL MURILLO

Un golazo de tiro libre de José Luis Cordero frente al club que él mismo reconoce podría ser su próximo destino, le dio tres puntos a Belén y acrecentó la tensión en Alajuela antes de la disputa del clásico del domingo.

Cordero negocia con Alajuelense un posible traspaso, pero su profesionalismo definitivamente no está en duda. La joya del zurdo plasmó en el marcador, al 68’, la eficacia de los visitantes, atrevidos, y desequilibrantes en el contragolpe, ante un León que se enredó en su propia telaraña luego de perdonar en la inicial.

En la primera etapa, Alajuelense cargó con el peso ofensivo, pero con el paso de los minutos Belén se soltó las amarras y encontró los espacios, sobre todo con las transiciones rápidas.

La puesta en marcha de Giacone mostró un equipo con varias facetas ofensivas. Primero, mucha insistencia en los trazos por los costados con Jonathan Sibaja como principal generador.

Después, con un juego más centralizado, con Jonathan McDonald retrasado unos metros para el control y pivoteo del balón, y la búsqueda de espacios entre la dura retaguardia rival.

El riesgo rojinegro se transformó en claras de jugadas de peligro: un pase filtrado de Mac que Sibaja desperdició al rematar muy desviado y un cabezazo de Johnny Acosta, rechazado por el arquero Luis Torres después de un buen cobro de táctica fija.

Belén se resguardó la mayoría del tiempo, pero con el paso de los minutos se dio cuenta de que la Liga estaba dejando espacios en su intento de lograr el gol.

Una arremetida a velocidad se tradujo en la acción más peligrosa del duelo, después de que Leonardo Adams disparara de cabeza y luego de pierna derecha en dos ocasiones, remates que fueron rechazados por Pemberton.

Hubo un rebote más que le quedó al mexicano Alberto García, pero el arquero rojinegro también rechazó el disparo.

En el segundo tiempo, la Liga fue insistente al ir al área con un juego directo, prácticamente brincándose la línea media con pases largos en busca de McDonald o Johnny Woodly.

El intento desesperado no dio frutos; en cambio, Belén fue sumamente inteligente para encontrar los espacios y poner en aprietos a Patrick, salvador ante los constantes embates en la contra.

La anotación de Cordero fue un premio para el equipo más inteligente en sus intenciones.

La Liga se desesperó, erró ocasiones claras para anotar y al final denotó ser muy emocional. Con excepción de McDonald, a la Liga le faltó eficacia arriba.

Etiquetado como: