Por: Rodrigo Calvo C. 21 abril, 2013

El más reciente fracaso eliminatorio del futbol menor costarricense fue la Sub-17 , que no fue capaz de superar la primera fase y verá el Mundial por la televisión.

La cita infantil de la FIFA en Emiratos Árabes Unidos fue demasiada tarea para el decepcionante grupo, a cargo del técnico Edson Soto. La Fedefutbol ya despliega un análisis de las causas del revés, para hallar soluciones.

El primer paso se dio hace dos semanas. El técnico de la Sub-20, Jafet Soto, comenzó un proceso con la Sub-18, que es la intermedia entre la Sub-17 (Infantil) y la Sub-20 (Juvenil). Hizo una convocatoria de 28 jugadores que, por seis meses, se reclutaron en el país.

Ellos conformarán la próxima Sub-20, combinada con elementos que se rescaten de la actual Sub-17 que quedó eliminada en Panamá.

“Estoy seguro de que existe talento en el país, pero hay que convencer a los jugadores de que tienen que sacrificarse más y no pensar que ya lo consiguieron todo con 17 o 19 años”, enfatizó Jafet Soto.

Su primer reto será entre julio y agosto del 2014, con la eliminatoria juvenil de la Uncaf. De avanzar, acudiría al Premundial de Concacaf, de febrero a marzo del 2015.