Por: Cristian Brenes 6 febrero, 2016

Cartago. Apenas hace 15 días se puso por primera vez la camiseta de Cartaginés y solo acumula un juego con los brumosos, pero Gabriel Gómez ya se desenvuelve como uno de los líderes del barco blanquiazul.

En su debut ante Herediano a mitad de semana, el Gavilán fue uno de los mejores dentro de la cancha, no solo por acertar en la marca y darle salida limpia al equipo, sino porque ordenó, gritó y orientó a los más jóvenes y también a los más experimentados de la Vieja Metrópoli.

“Mi carácter me hace tratar de ayudar hablando, metiendo y corriendo siempre. Tengo mi personalidad y me considero un líder positivo en donde he estado, porque busco sacrificarme en todo momento por el equipo”, dijo el panameño.

Gómez, enviado por el Team a préstamo, parece no haber necesitado tiempo para acoplarse a sus nuevos compañeros y tampoco dio muestras de resentir su falta de ritmo, pese a sumar solo 90 minutos en el certamen, algo que atribuye a su recorrido y conocimiento.

“La adaptación va de la mano con la madurez, la experiencia y la inteligencia que te da el rodaje en muchos equipos y partidos. Interpreto muy rápido y logro tener conocimiento de mis compañeros para colaborarles”, agregó el volante.

En su labor como contención Gabriel incurrió en solo dos faltas, recibió tres y concretó un remate directo de cabeza, saldo positivo para un jugador que asegura contagiar a sus compañeros con su buena vibra.

“Soy muy alegre y trato de ayudar, eso sale de mí. Desde muy pequeño me gusta tender una mano y por eso desde hace 12 años tengo una academia para sacar a niños de riesgo social en Panamá. Mi estilo de vida es ser ejemplo y ayudar a los jóvenes”, puntualizó Gabriel.

Sobre su entendimiento con el técnico César Eduardo Méndez, lo justifica no solo en que se conocen desde hace mucho, sino en que “compagina conmigo en la disciplina y el orden porque soy así en mi vida”.