7 enero, 2015

Francisco Calvo se equivocó, pero no por irse al Deportivo Saprissa, ni por buscar un mejor futuro para él y su familia. Calvo se equivocó en la forma de su salida.

El jugador, de los mejores en su posición para mi gusto, pudo manejar mejor su adiós del Club Sport Herediano, pero no lo hizo.

Calvo debió ser franco con el Herediano y en especial con Jafet Soto. El gerente florense es el formador del lateral izquierdo, lo trajo de una universidad en Estados Unidos, lo llevó a Herediano, Municipal Pérez Zeledón, Selección sub 20, Mundial Sub 20 en Colombia, Selección Mayor y Nordsjaelland de Dinamarca.

Considero que Soto Molina se merecía una charla cara a cara, en la cual Calvo le dijera: “Me voy, gracias por todo”, pero esto no lo hizo el futbolista.

Francisco cometió errores y como humano seguirá haciéndolos, pero de eso a cuestionar su profesionalismo en la final pasada, donde se vio mal en un par de jugadas, me parece ridículo.