De la era Vergara a la actualidad son pocos los que sobresalieron

Por: Gabriel Vargas B. 22 septiembre, 2012
Pantalla completa Reproducir
1 de 4

Una década de aciertos y desaciertos ha vivido Saprissa en el tema de los fichajes, diez años en los que han sido pocas las contrataciones que alcanzaron el éxito en la casa morada.

Desde un año antes de la era de Jorge Vergara a la actualidad, Saprissa contrató un total de 44 jugadores (), de los cuales aproximadamente 12 destacaron y se pudieron consolidar, inclusive algunos dieron el salto al futbol internacional, como fue el caso de Michael Barrantes y Jairo Arrieta.

Ahí habría que incluir los regresos a la casa tibaseña de Walter Centeno y Ronald González.

Sin embargo, los morados han apelado a la política de fomentar sus ligas menores para echar mano de ellas y forjar el futuro de la institución, tanto deportivo como económico.

De esta manera, hubo épocas en las que fueron pocos los fichajes para reforzar sus líneas, ya que su base se sustentó en la cantera.

Empero, cuando se vio necesitado de contratar jugadores, lo hizo corriendo el riesgo natural que eso implica: podría ser un gran acierto o una decepción.

En el recuento de los que sí lograron quedar en la memoria de los morados por su buen rendimiento encontramos a Amado Guevara, José Carlos Cancela, Try Bennett, José Luis López, Ronald González, Alejandro Alpízar, Jairo Arrieta, Michael Barrantes y Víctor Bolívar.

No dan el salto. No todos los fiascos son culpa de los dirigentes que los contratan. En muchas ocasiones un jugador llega con los mejores carteles a un equipo tradicional y en Saprissa se han visto varios casos de esos.

Como ejemplo se puede citar el de Maykol Ortiz, quien llegó a la Cueva en enero del 2011.

Su fichaje ilusionó a la masa morada ya que Ortiz concluyó el torneo anterior como el mejor jugador vistiendo la camiseta de Barrio México, equipo que dio de qué hablar al mando de Marvin Solano.

Sin embargo, nunca despegó su nivel con la camiseta morada. Muchos fueron los factores; se habló de problemas disciplinarios, falta de oportunidad para tener minutos en cancha y hasta el trillado dicho de “le pesó la camiseta”.

Como el caso de Maykol hubo otros, los que denotaron que las responsabilidades son compartidas entre dirigencia y jugador.

Ahora es turno de las nuevas caras saprissistas, Michael Barquero y Ariel Rodríguez, para demostrar por qué, una vez más de emergencia, la dirigencia tibaseña recurrió a sus capacidades.

Etiquetado como: