El presidente de la Liga asegura que Frank Carrillo optó por retomar su trabajo en la Federación Costarricense de Fútbol porque ahí ha hecho la mayor parte de su carrera

Por: Fanny Tayver Marín 22 febrero
Benito Floro y Wílmer López llevan las riendas de la Liga en el campo deportivo.
Benito Floro y Wílmer López llevan las riendas de la Liga en el campo deportivo.

San Rafael de Alajuela

El cuerpo técnico de Alajuelense tiene un integrante menos, luego de que Frank Carrillo decidiera retornar a sus funciones en la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefútbol), y ahora quien retoma protagonismo es Wílmer López.

Cuando Benito Floro arribó por primera vez a territorio nacional, en las afueras del aeropuerto lo esperaba su gran amigo Frank, quien un día después lo acompañó en su concurrida presentación y ahí se supo que asumía las funciones de asistente técnico.

Inclusive, Carrillo tuvo que dirigir a la Liga mientras Floro obtenía su permiso de trabajo.

"No pasa nada, Frank es funcionario de la Fedefútbol, yo había hablado con Rodolfo (Villalobos) que si nos lo prestaba por un tiempo corto para tener un periodo de transición ya que él conocía al profesor Floro, una excelente relación, pero ese periodo se va a cumplir y Frank decide que es mejor volver a la Federación, porque tiene un puesto fijo y no pasa absolutamente nada", afirmó el presidente de la Liga, Fernando Ocampo.

Según el jerarca, durante este tiempo, el entrenador español ya pudo conocer muy bien a todo el cuerpo de asistentes que laboran en Alajuelense.

"La transición y la química que ha logrado Floro con Wílmer es evidente, se ve en los entrenamientos, pero no solo con Wílmer, sino con todos los integrantes del cuerpo técnico", apuntó el jerarca erizo.

Recalcó que si Carrillo quería continuar en Alajuelense, debía renunciar a la Fedefútbol y él optó por mantener su puesto.

Ocampo descartó que Alajuelense tenga en planes la contratación de otro asistente, ante la salida del amigo de Floro.

"Él se sentía cómodo con Frank Carrillo y es una decisión conversada entre los tres, de Floro, Carrillo y mi persona. Nos parece que estamos consiguiendo un proyecto que llegue más allá de tres años y desde esa perspectiva yo he ido insistiendo en que hay que ir definiendo quiénes van a ir hasta el final", mencionó.

Y agregó: "Es entendible la posición del profesor Carrillo, que tiene un puesto aquí (en la Fedefútbol), que se ha ganado con muchísimo esfuerzo por años y que no está dispuesto a renunciar a eso, porque los equipos de Primera División a veces no podemos garantizar esa permanencia en el tiempo a como lo puede garantizar un puesto en la Federación trabajando con ligas menores".

Ocampo reiteró que en el cuerpo técnico de Alajuelense hay muy buen ambiente y que la metodología de Benito Floro es bastante interesante.

"He estado en varios entrenamientos y entrena no solo con Wílmer, ahí participan activamente Mauricio Montero, Pablo Izaguirre, Cristian Oviedo y por lo tanto son entrenamientos en los que él trabaja con cinco o seis personas y desde nuestra perspectiva era parte de lo que queríamos, para esa transmisión de conocimientos y un estilo de juego".

El presidente rojinegro explica que después de esos entrenamientos, cada uno de ellos tiene que replicarlos en las divisiones menores del club.

"Desde esa perspectiva nos vamos a quedar con el grupo de asistentes que tenemos, que son entrenadores de ligar menor y recordemos que Wílmer está coordinando todo el proceso de liga menor, eso nos asegura tener coordinación en los diferentes equipos de la institución".

Además, Ocampo aclara que la situación de Carrillo no era un interinato.

"Estábamos claros que lo de Frank era un préstamo, pero no se sabía si él quería renunciar a la Federación, me parece que él quiso entrar, ver el tema, sentir la presión y lo teníamos que valorar. Nosotros no le pedimos que renunciara de una vez y así lo hablamos con Rodolfo (Villalobos), él nos pidió tiempo y viendo la evolución que ha tenido el profesor, que ya está acoplado al país y a la metodología de trabajo, se toma la decisión, pero es que pedirle a alguien que deje la carrera de trabajo es algo que hay que pensar y él tenía todo el derecho de pensarlo", finalizó.