El dirigente Eduardo Li dijo que no quería arriesgar al futbol costarricense y por eso no se comprometió a realizar el mundial

Por: Diego Ureña S. 28 febrero, 2013

San José (Redacción). Tras la cancelación del Mundial Sub-17 femenino en Costa Rica por parte de la FIFA, debido a grandes atrasos en la infraestructura, la presidenta Laura Chinchilla y el jerarca de la Federación Costarricense de Futbol (Fedefútbol), Eduardo Li, se reunirán a buscar opciones para que esta competencia se realice en el país.

"La presidenta me llamó y me dijo que si podíamos salvar la situación pero yo le expliqué a ella la situación", expresó Li este mediodía, en conferencia de prensa.

El ministro de Deportes, William Corrales expresó en la mañana en una entrevista a ADN Radio 90.7 fm, que la Fedefútbol era la culpable de esta cancelación por tener deudas pendientes con instituciones del Estado, y que no permitían que el Gobierno les girara el dinero para la infraestructura.

"Vamos a hacer el esfuerzo con la FIFA para retomar este tema, pero tendríamos que tener mejor organización y los últimos recursos necesarios", señaló el presidente de la Fedefútbol.

Li manifestó que la decisión de la FIFA se dio después de una llamada que él recibió en la madrugada, en la cual se le pedía garantizar que las obras estarán listas para el mundial del 2014.

Pero el jerarca dijo que sin el dinero en sus manos, el riesgo era muy grande por lo que prefirió no dar esa garantía.

"Si no se cumplen las fechas para el mundial, el futbol costarricense se ve expuesto a una sanción de hasta 10 años fuera de toda competición. Yo no podía exponer el futbol costarricense", manifestó Li.

Por estas razones y ya sin la presión, los directivos de la Fedefútbol buscarán reunirse en los próximos días con la FIFA para ver si es viable que Costa Rica retome la organización del mundial.

Colaboró el periodista Randall Corella.

Etiquetado como: