Su papá y esposa se mostraron tensos pero optimistas con el papel del zaguero ante Italia

 20 junio, 2014

Reunidos en Río Oro de Santa Ana pero con el corazón en Recife, los familiares de Michael Umaña esperan con ansias y optimismo el que consideran será el partido más importante en la vida del defensa tricolor.

Con cornetas, banderas y bien identificados con los coleres de la Selección, su papá don Rodolfo Umaña, la esposa del jugador Grettel Moraga y sus dos hijos Rachyd de tres años y Ashley de cuatro, además de tíos y primos ya que todos son vecinos.

"Siempre fui muy positivo y no fui una persona de miedo y eso se transmitió a mi hijo Michael", aseguró don Rodolfo.

La que sí dio muestras de tensión fue la esposa del zaguero, quien dijo con ojos llorosos que vive un estrés que "nadie se imagina".

Mientras, su primo Mauricio quien se crió con Umaña, dijo que fue justo frente a la casa donde hoy están reunidos que Michael empezó a jugar con él sus primeras mejengas.