Por: Johan Umaña V. 15 agosto, 2013

El defensor Johnny Acosta podría jugar el sábado, contra Limón FC, después de que el Alajuelense recibiera ayer su pase internacional. | ARCHIVO
El defensor Johnny Acosta podría jugar el sábado, contra Limón FC, después de que el Alajuelense recibiera ayer su pase internacional. | ARCHIVO

La tortuosa inscripción manuda, que empezó con la novela de Camilo Aguirre y se fue complicando con los casos de Maurim Vieira, Álvaro Sánchez y Johnny Acosta, tendría su fin el día de mañana.

Ayer llegó, desde México, el pase internacional de Acosta y la Liga finalmente tendría disponibles a sus 30 futbolistas para el Invierno.

Según Aquiles Mata, vicepresidente y abogado de los erizos, mañana se harían los trámites administrativos en la Unafut para que quede habilitado Johnny.

Similar pasaría con Álvaro Sánchez, quien el martes supo que el Juzgado de Trabajo de Ciudad Quesada extendió, por otro año, la medida cautelar que le permite utilizar la camisa rojinegra.

Así que el entrenador Óscar Ramírez solo debería extrañar la ausencia de los lesionados Steve Garita y Alejandro Alpízar.

Incluso, durante la semana se dio a conocer la recuperación del polifuncional Kevin Sancho.

Limón recibe a la Liga el sábado , a las 8 p. m. en el Juan Gobán.

Seguidilla de problemas. La primer inscripción que se le complicó a Alajuelense fue la de Aguirre.

El enganche colombiano llegó libre a las tiendas rojinegras, pero con el atenuante de un párrafo en el artículo 58 del Reglamento de Competición que le exigía militar un año más con el equipo que lo trajo al país (Pérez Zeledón).

Finalmente la Fedefútbol intervino cambiando el reglamento. Aunque hubo un problema más, los manudos tuvieron que correr para cambiar el estatus laboral del cafetero y que pudiera jugar.

Con el brasileño Vieira también se corrió para que recibiera el permiso laboral de extranjero.