Por: Randall Corella V. 12 abril, 2013

La posibilidad de quedar fuera de la segunda fase del Torneo de Verano ha dado pie a un profundo examen de conciencia en el cuartel manudo.

El análisis del papel realizado en las 17 jornadas de este campeonato pone en evidencia que los campeones tienen varios apartados en números rojos, pero hay uno que destaca sobre todos: el de los goles en contra.

A esta altura del campeonato, la Liga Deportiva Deportiva Alajuelense, dirigida primero por Luis Roberto Sibaja y después por el uruguayo Manuel Keosseián, es la más goleada de los últimos seis torneos cortos.

En ninguno de los cinco torneos anteriores, luego de 17 partidos jugados, el marco manudo había encajado tantas anotaciones.

La máxima cantidad de goles que el cuadro rojinegro había recibido antes de ahora eran 21 tantos, en el Verano del 2012 y el Verano del 2011.

Vale recordar que en el primero de ellos, Alajuelense llegó a la jornada 18 en el sexto puesto y, finalmente, no logró clasificarse a la fase siguiente.

Ahora, los erizos arriban a esa fecha en la quinta casilla de la tabla y, de nuevo, con la clasificación pendiendo de un hilo.

“En este momento, la principal deficiencia no es la defensa, es todo el equipo; no vamos a buscar culpables. Por ahí nos están anotando muchos goles, eso lo sabemos, pero desde el delantero hasta el último defensa, todos tenemos que marcar, así que es todo un equipo”, aseguró el capitán manudo Cristian Oviedo.

Ese Verano del 2012 no solo fue el único torneo que los rojinegros no se clasificaron sino que también fue el único en el que no terminaron levantando la copa.

“(Con respecto a los torneos anteriores) Es difícil, uno analiza dentro del equipo, lo conversa con los compañeros, es difícil, no sabemos qué está pasando, pero sabemos que dependemos de nosotros en este momento, esperamos ganar el domingo y lavarnos la cara”, concluyó el volante manudo.