Escazuceña ratificó la ventaja que traía y al vencer 3 a 2 pasó con un claro global de 6-3

Por: Roberto García H. 4 mayo, 2014

As Puma y Escazuceña son los finalistas del torneo de Clausura de la Liga de Ascenso, tras vencer ayer a Guanacasteca (2-1) y a San Carlos (3-2), respectivamente.

En caso de que los generaleños superen a Escazuceña en la final, se coronarán como los monarcas de la Liga de Ascenso, ya que habían ganado el torneo de Apertura, precisamente ante San Carlos.

Lógicamente, si son los escazuceños los vencedores del Clausura, estos obligarán a una final de ida y vuelta contra los hombres del Sur los días 11 y 18 de mayo.

En Escazú. El juego de vuelta entre Escazuceña y San Carlos se realizó ayer en el estadio Nicolás Macís a partir de las 3 p. m.

La cómoda ventaja que los locales traían del norte, merced al contundente 1 a 3 que habían labrado en Ciudad Quesada, la semana trasanterior, aumentó en los primeros 45 minutos de ayer, luego de que Mauricio Ayales y Richard Castañeda vencieran al arquero Bryan Zamora en los minutos 26 y 45, respectivamente, para sumar un 2 a 0 parcial que ponía aún más cuesta arriba a los Diablos del Norte .

Sin embargo, pese a que no más de entrada en el complemento, Johnny Chacón logró un 3 a 0 casi lapidario, al 57’, la reacción de San Carlos, inspirado por el pujante trajinar de un Cristian Carrillo inclaudicable, acortó la ventaja con dos anotaciones suyas en los minutos 69 y 77, para caer finalmente por 3 a 2 y un global de 6 a 3 a favor del equipo escazuceño, que dirige Luis Fernández Texeira.

En Pérez Zeledón. El segundo partido semifinal se libró en el estadio Municipal de Pérez Zeledón a las 7 p. m., luego de que hace una semana los generaleños habían sacado la ventaja de 2 a 3 en el Chorotega.

Para lograr la victoria por 2 a 1, con autogol de José Martínez, al minuto de juego, anotación de Albán Gómez, al 44’ y descuento de Rafael Cabalceta al 71’, los locales tuvieron que librar una dura batalla, con juego subterráneo incluido, de parte de los dos equipos, bajo una lluvia intensa y el fervor de la tribuna local, que celebró a lo grande.