Aunque estén en dos aceras opuestas, el Machillo y Rónald mantienen la amistad

Por: Johan Umaña V. 3 mayo, 2014

Óscar y Rónald se profesan respeto mutuo y una gran amistad. Eso no cambió ni ahora que los atrapa la rivalidad más grande del país. Tampoco cambiará el lunes, cuando los envuelva la final.

Antes de ser amigos y compañeros, fueron rivales. El Machillo era el mediocampista que movía los hilos de la Liga de los años 80 y González un prometedor joven zaguero morado. Ambos acabaron ganándose el campo para el primer Mundial de la Sele .

El primer hito que los enmarca como compañeros fue en Italia: Ramírez asistió a González para anotar el único gol en la derrota, por 4-1, ante Checoslovaquia.

Separados y juntos. Esto de toparse en una final no es nuevo. Les tocó en 1992 y Ramírez anotó el gol del triunfo de la Liga.

Para la campaña 1993-1994 Machillo pasó a compartir camerino con Rónald, juntos celebraron el título de esa temporada, la siguiente y la de 1997-1998.

A cada uno le llegó el retiro y decidieron ser entrenadores. Tales ídolos estaban citados por el destino para dirigir a los clubes más grandes del país.

En el primer lapso de Ramírez con la Liga, Rónald estaba en selecciones o en Guatemala. En el primer torneo de González en la S, Óscar había tomado un sabático.

Fue en setiembre del 2013 que se toparon por primera vez ¡y fue espectacular! El abrazo final, con caras incrédulas, fue el sello de un trepidante clásico de ocho goles.

Ahora, como amigos y rivales a la vez, planean el inicio de una final cargada de emociones.