El jerarca de Pérez Zeledón considera que lo hecho por el juez merece una pena

Por: Kenneth Meléndez 7 febrero
Jeffrey Solís ha pitado cuatro juegos y suma dos errores graves: el del sábado y un penal no pitado a Saprissa en San Carlos. | RAFAEL PACHECO
Jeffrey Solís ha pitado cuatro juegos y suma dos errores graves: el del sábado y un penal no pitado a Saprissa en San Carlos. | RAFAEL PACHECO

Juan Luis Artavia, presidente de Pérez Zeledón, considera que los ocho minutos de reposición que dio el árbitro Jeffrey Solís el sábado y el penal que señaló por una mano inexistente deben ser sancionados con el despido.

El jerarca sureño está muy molesto con la actuación del juez central, que sirvió para que Cartaginés empatara el juego en Pérez al minuto 98, a pesar de que Solís solo había dado tres minutos de reposición.

Artavia apoyó las palabras del técnico José Giacone, quien después del partido ante los brumosos dijo que no fue un error sino más bien fue un hecho premeditado.

“Él mismo se buscó ese final, él pudo haber terminado el partido cuando hubo un saque de banda que hizo Kevin Sancho porque ya había sobrepasado el tiempo. Pero no, él quería que llegara a suceder lo que sucedió, el empate. El árbitro tuvo que ver la jugada porque estaba en frente a dos metros y más bien pitó penal. Esa acción de Solís debe ser sancionada con un despido”, aseguró el dirigente.

Para el jerarca generaleño, la Comisión de Arbitraje debe tomar cartas en el asunto y castigar y despedir a los árbitros que fallan en su labor.

"Durante tanto tiempo de estar hablando del arbitraje nunca ha habido un despido. Yo pienso que solo así se puede atacar el tema para que otros oigan y vean qué pasa si siguen sucediendo los problemas, que a veces a mi concepto son adrede. Pienso que ahí se termina el problema del arbitraje”, agregó.

La directiva sureña pidió una reunión con los encargados del arbitraje y exigió en una carta que no le nombren más a Solís, a quien declaró non grato.

José Giacone: ‘Fue un robo, no fue por incapacidad’

José Giacone no pudo contenerse y explotó contra el árbitro Jeffrey Solís, luego de que el central sancionara un penal en el minuto 90+7 por una mano inexistente de Lucas Meza, que a la postre convirtió en gol Rándall Brenes para decretar el 1 a 1 final.

¿Le robaron el triunfo?

–Nosotros perdimos la posibilidad de ser líderes por un acto que no se da por incapacidad... pongo en tela de juicio la honestidad. Este árbitro (Jeffrey Solís) tienen muchos años de dirigir. Este partido podía durar 10 minutos más hasta que empatara Cartaginés. El árbitro dio tres minutos y se jugaron ocho. Hoy (el sábado) fue un robo, no fue una situación de incapacidad. Si es malo, es para los dos, pero eso no pasó. Nunca hablo de los árbitros, pero estos dos puntos luego nos pueden hacer falta para clasificar. Lo que impartieron en este estadio no fue justicia, sino injusticia.

¿Pedirán que Solís no pite más en Pérez Zeledón?

–Espero que no pite nunca más en Pérez Zeledón porque lo de hoy (sábado) fue grave, pero no por incapacidad, sino porque fue deshonesto.

¿Siente que no es algo en su contra, sino contra los equipos no tradicionales?

–No sé, solo juzgo lo que me pasó hoy (sábado). Lo que pasa es que de ahora en adelante me tengo que quedar callado porque si doy un paso fuera del área técnica me van a expulsar. Tengo rato de no hablar del arbitraje, pero esto fue una vergüenza. Este estadio con la nueva iluminación era una fiesta, todo el pueblo estaba metido con el equipo, pero el árbitro dio tres minutos (de reposición) y no lo terminó hasta que nos empataron el partido. No me puedo quedar callado cuando pita penal, luego de un remate que le pega en la pura cara a Lucas Meza. Estaba esperando que se metiera el balón al área para inventar un penal. Después queda bien con Cartaginés y tal vez lo eligen para dirigir las semifinales, así se acomodan con los equipos grandes.