Por: José Fernando Araya N. 22 abril, 2014

El jugador Josimar Pemberton, de Limón FC, muestra su frustración tras perder ante Herediano el sábado anterior, resultado que los obliga a ir a jugarse la categoría ante Puntarenas mañana en el Lito Pérez. | CARLOS BORBÓN
El jugador Josimar Pemberton, de Limón FC, muestra su frustración tras perder ante Herediano el sábado anterior, resultado que los obliga a ir a jugarse la categoría ante Puntarenas mañana en el Lito Pérez. | CARLOS BORBÓN

Las similitudes con un partido final son muchas y quizá a los jugadores les embargue un sentimiento similar, pues bien que mal, un partido por el no descenso se juega “al filo de la navaja”.

Y esto lo saben muy bien los futbolistas de Limón FC. Sin embargo, contar con un escenario un poco más a su favor le permite a los caribeños trasladar la presión al Puntarenas FC.

Y es que los caribeños permanecerán en la Primera División con solo puntuar mañana en el Lito Pérez e incluso si pierden por la mínima les basta para salvarse.

Por eso en el bando verde afirman que no deben perder la calma e irán a Puntarenas a realizar su fútbol y con una idea de juego previamente trabajada por su técnico Carlos de Toro.

“Durante el partido vamos a mantener el orden táctico, pero tampoco nos vamos a llegar a encerrar, porque si se nos presenta la oportunidad de ganar lo vamos a hacer y así no vamos a depender de goles ni nada por el estilo para asegurar la permanencia”, mencionó el volante Diego Díaz.

Díaz indicó que a estas alturas no hay ningún secreto, pues ambos equipos ya saben a lo que juegan.

Experiencia. Pese a que algunos jugadores admiten sentir esas “maripositas” en el estómago, la experiencia será fundamental para amarrar la permanencia en la máxima categoría.

“Todos sabemos que el juego es de vida o muerte y en el que no podemos pestañar ni regalar nada. Pero todos son muy maduros y será sin duda un partido para hombres, pues el que no llegue a darlo todo está mal”, manifestó Fabián Rojas, quien destacó que siente esas mismas ansias que un partido final, como las que él mismo vivió en su paso por el Club Sport Herediano.

El equipo caribeño cuenta con un plantel de mucha experiencia y que sabe que cualquier error tonto les podría costar la categoría, más ante un Puntarenas que no se guardará nada para este partido.

“Hay que ser inteligentes, no entrar en el juego de ellos. Evitar faltas tontas o expulsiones será vital, quizás dentro del campo nos vayan a provocar pero no debemos caer en ese juego”, mencionó el defensor Ricardo Harris.