Presidente del equipo, Julio Salas, recordó que perdieron los dos partidos que jugaron miércoles a las 8 p.m.

 28 septiembre, 2015
Saprissa empató de visita 1 a 1 con Liberia en el Estadio Edgardo Baltodano
Saprissa empató de visita 1 a 1 con Liberia en el Estadio Edgardo Baltodano

Redacción.

Para el presidente del Municipal Liberia, Julio Salas, programar los partidos a las 11 a. m. los domingos, es clave para el club.

El jerarca agregó que la alta temperatura y el bochorno que se presenta a esta hora es un aliado más para el equipo.

Ante Saprissa, el fin de semana anterior, los rayos del sol alcanzaron los 36 grados centígrados y el juego debió detenerse en dos ocasiones para que los jugadores se hidrataran.

Pese al intenso calor, el jerarca liberiano afirma que seguirán jugando a dicha hora por ser un factor que afecta a los rivales y porque cuando jugaron de local en la noche no les fue bien.

"Los dos partidos que hemos jugado de noche los hemos perdido, ante Herediano y Uruguay de Coronado. Creo que si hubiéramos jugado frente a Saprissa en la noche no rescatamos ese punto”, comentó el directivo. Salas agregó que de momento el plantel no ha hecho ninguna petición para jugar a otra hora.

“Bueno, la directiva es la que programa los juegos, no hay ninguna petición de la planilla, sabemos bien que el calor y la humedad afecta a ambos clubes pero el nuestro está más acostumbrado a este clima”, manifestó.

En los encuentros como local en este certamen, ganó dos de sus cuatro juegos a las 11 a. m. y los otros dos los empató. “No es ningún secreto para nadie que no ayuda, yo creo que si programamos en la noche haríamos menos puntos”, valoró.

Por su parte, los jugadores pamperos reconocieron que el desgaste físico es “increíble” cuando se juega en la mañana.“La deshidratación es muy grande, jugar a esta temperatura es muy fuerte para nosotros”, comentó el volante Francisco Flores.

“Cuando dejamos de jugar en Liberia a las 11 a.m. perdemos un aliado pero sí es claro que es demasiado duro estar ahí corriendo a más de 35 grados, es sumamente fuerte para cualquiera”, finalizó el meta Guillermo Moreira.