Por: Daniel Jiménez 17 noviembre, 2016
Los jugadores de Honduras festejan el triunfo ante Trinidad y Tobago del pasado martes.
Los jugadores de Honduras festejan el triunfo ante Trinidad y Tobago del pasado martes.

En Honduras esperan un castigo leve pues están convencidos de que no habrá un veto al estadio Olímpico Metropolitano de San Pedro Sula, para la visita de la Selección Nacional el martes 28 de marzo.

José Ernesto Mejía, secretario de la Federación Nacional de Fútbol de Honduras (Fenafuth), aseguró que la FIFA les comunicó que abrió un proceso disciplinario por los insultos y lanzamiento de objetos a la cancha ocurridos el pasado viernes en la derrota 0-1 ante Panamá.

"Fue por el comportamiento del público y en específico por utilizar algunas frases que los jueces de FIFA consideraron como homofóbicas; eso se desprende puntualmente del informe. Además, por algunas bolsas con agua que se tiraron de la grada al campo", comentó Mejía.

El federativo considera que realizar una campaña publicitaria desde 45 días antes al juego contra Panamá ayudará a que el castigo sea solo económico, a pesar de que el pasado 2 de setiembre la FIFA les impuso una multa por insultos homofóbicos en la victoria 2-1 frente a Canadá.

"Estamos confiados en que sea una sanción económica y no veto al estadio. Esperamos que el castigo sea leve por todo el esfuerzo que efectuamos. A la FIFA lo que le importa es que se cumplan los protocolos y en eso trabajamos", contó Mejía.

Y agregó: "Estamos tranquilos, descartamos practicamente el veto o el cierre del estadio porque para que se llegue a eso, debió pasar algo muy grave a algún oficial del partido".

Mejía detalló que el martes anterior, el máximo ente del fútbol le comunicó a la Federación que abrió un proceso discplinario. Aseguró que ya ellos efectuaron el descargo.

La decisión podría darse a conocer a mediados de diciembre.

Los próximos dos partidos de la Tricolor serán ante México, el 24 de marzo de el Azteca, y de visita ante la H el 28 de ese mismo mes. Antes de enfrentar a los ticos, los catrachos irán a la casa de Estados Unidos.