Un penal en el 93' le arrebató la victoria al Team que terminó furioso el partido

Por: Kenneth Hernández Cerdas 29 abril
Morados y florenses disputan cada pelota a muerte en el estadio Ricardo Saprissa.
Morados y florenses disputan cada pelota a muerte en el estadio Ricardo Saprissa.

Saprissa y Herediano libraron un verdadero intercambio de golpes que repartió un punto que dejó a los dos con cara de preocupación.

Aunque por la forma en que se dio la paridad, la noche pudo ser peor para el campeón.

Empeñados en ofenderse y golpearse, los dos equipos firmaron un duelo intenso, bravo al que solo le faltó que corriera sangre para convertirse en un bochorno total.

El partido comenzó candente y cerró igual; en diez minutos hubo siete faltas que cargaron de fricción el duelo.

A las chispas se unieron los intentos por herir al rival, Ronchetti fue de los primeros en pisar el área contraria pero no tomó la mejor decisión cuando quedó frente al arco.

El Team no se quedó en su esquina y se metió a la zona caliente morada, un remate de José Leitón dio en la mano de Jordan Smith pero el juez no pitó pena máxima (9').

Después, Pablo Salazar no enderezó un remate de cabeza tras un tiro de esquina que pudo sacudir las redes de la S.

Cuando los florenses tenían el control del partido, un pase de Marvin Angulo a Daniel Colindres acabó en penal.

Leonel Moreira atropelló a Colindres y Jordan Smith castigó al arquero con un disparo seco a la izquierda, en el 35'.

Los rojiamarillos extraviaron los papeles y la cabeza caliente de Jairo Arrieta le costó una amarilla por dos faltas en cuestión de diez segundos.

El primer tiempo terminó con una imagen vista ya varias veces en Tibás, los jugadores heredianos rodeando al juez.

El protagonismo de las faltas fue mayor con respecto a la búsqueda del gol. Basta con poner a rodar los golpes de Johnny Acosta sobre Ronchetti para retratar la guerra declarada en el terreno de juego.

Parte del complemento giró en torno al contragolpe saprissista y la necesidad rojiamarilla de rescatar el juego.

La paridad en la pizarra la concretó Rándall Azofeifa, de sangre fría desde el manchón blanco, el volante facturó la igualdad en el 70'.

El empate se gestó por un agarronazo innecesario de Dave Myrie sobre Arrieta.

Saprissa desapareció del césped y los rojiamarillos tomaron la manija del partido.

En la recta final del choque, un pase de William Quirós terminó en la frente de Arrieta que no perdonó la displicencia de Myrie, flojo en la marca.

Mambo pudo lapidar a la S pero remató tan mal que la pelota ni cerca pasó del marco. ¡Cuanto pesó la errada puntería del goleador histórico!

En la agonía del juego (92'), Brown tomó de la camiseta a Heiner Mora en las narices del árbitro Herrera.

De nuevo Smith se paró frente a Moreira y lo ajustició para poner el 2-2 que incendió el cierre de un partido que comenzó y terminó en llamas. Y al que solo le faltó la sangre.

Alineaciones:

Saprissa: Danny Carvajal, Jordan Smith, Heiner Mora, Dave Myrie, Joseph Mora, Jaylon Hadden, Marvin Angulo, Ulises Segura, Carlos Villegas, Fabrizio Ronchetti y Daniel Colindres. DT: Carlos Watson.

Herediano: Leonel Moreira, William Quirós, Esteban Granados, José Sánchez, Rándall Azofeifa, Jairo Arrieta, Pablo Salazar, Leonardo González, Johnny Acosta, José Leitón y Keyner Brown. DT: Hernán Medford.

Árbitros: Keylor Herrera con Víctor Ramírez y Andrés Arrieta.