Mientras que Michael Barrantes y Yuaicell Wright se enfilan a jugar su primer partido con los rojinegros por campeonato nacional, los Marín son dos de los cinco futbolistas de Guadalupe que suman 270 minutos en el Apertura

Por: Fanny Tayver Marín 17 agosto

Alajuela

Michael Barrantes y Yuaicell Wright fueron compañeros de los hermanos Erick y Miguel Marín cuando militaban en Limón.

Ellos son amigos y guardan gratos recuerdos, pero el domingo defenderán causas diferentes.

"Guadalupe es un buen equipo, no lo he visto mucho, pero sí en algunas cosas he visto que tienen un buen equipo, como por ejemplo los Marín, que son excompañeros que tienen mucha calidad y hay que tener mucho cuidado ahí", comentó Wright.

Yuaicell Wright era pretendido por tres equipos grandes y Alajuelense ganó el pulso por él.
Yuaicell Wright era pretendido por tres equipos grandes y Alajuelense ganó el pulso por él.

Añadió que se toparán con amigos y que para él "eso es lo más lindo del fútbol".

"Con Erick me llevaba espectacular, me aconsejaba demasiado, Miguel también me decían que hiciera diagonales, pero más que todo me llevaba con Erick, compartíamos muchas cosas", recordó Barrantes.

Mientras que Michael y Yuaicell se enfilan a jugar su primer partido con Alajuelense por campeonato nacional, los Marín son dos de los cinco futbolistas de Guadalupe que suman 270 minutos en el Apertura.

Los rojinegros coinciden en que tienen que estar muy atentos porque esos hermanos tienen una puntería muy fina en jugadas de bola muerta.

Días atrás, el técnico de Limón, Horacio Esquivel, lamentó que los hombres que salieron de su equipo con destino a un club tradicional son suplentes, en referencia a los ahora erizos Wright y Barrantes, y al saprissista Yostin Salinas.

"Hablamos entre nosotros, al menos yo he visto que el equipo le ha puesto muchas ganas, pero las cosas no han salido. Hay veces que se cae en malas rachas, pero hay que trabajar fuerte y siempre positivo, por sacar los tres puntos, porque así es esto, el fútbol es así", Yuaicell Wright.

Esquivel no quiso decir nombres cuando mencionó: "Me parece que ellos pueden tener más protagonismo, pero a veces no los utilizan en el puesto de ellos. Se los llevan, pero no se pueden desenvolver como ya saben".

"Yo lo veo como algo positivo, porque así puedo manejar varias posiciones, sé que el delantero vive de goles, pero ya llegará la oportunidad en la que el profe (Benito Floro) me va a utilizar de delantero y ahora nada más queda trabajar fuerte y aprovechar la oportunidad", apuntó Yuaicell Wright.

Según él, la transición entre lo que fue su paso por Limón y la llegada a Alajuelense es un cambio drástico para él.

"Para mí ha sido un reto muy grande, quiero consolidarme y ahora queda dar lo mejor de mí en la cancha y esperar la oportunidad, porque tal vez las cosas no van a venir en el momento en el que uno quiere, sino en el momento que Dios quiera y tengo que estar preparado".

Y agregó: "Lo más drástico es que es mucho el cambio, eso afecta un poco, pero hay que verlo como algo positivo porque es parte de la vida de un futbolista, que hay que estar pasando de un equipo a otro, entonces es normal. Para mí es un reto estar acá y espero dar lo mejor de mí".

Además, él es del pensamiento de que todo llega a su tiempo y en su momento.

"Cuando se cambia de un equipo a otro hay que ganarse el puesto, aquí hay jugadores con mucho talento y hay que trabajar fuerte para esperar la oportunidad".

Wright afirma que él tiene mucha comunicación con Floro.

"Me ha inculcado una idea de que debo sentirme con mucha confianza, que debo trabajar fuerte y esperar el momento. Algunos medios decían que venimos acá a estar en la banca, pero yo lo veo como algo normal, para mí ha sido un reto muy grande y espero ganarme un puesto", finalizó.