Actual directiva mantiene control del club y en tres años los brumosos aumirán el pago

Por: Ferlin Fuentes 12 septiembre, 2015
El vicepresidente del Cartaginés, Carlos Loría, y el asesor legal, Rubén Mora, fueron los últimos en abandonar el recinto donde se realizó la samblea extraordinaria para decidir el rumbo financiero de la institución.
El vicepresidente del Cartaginés, Carlos Loría, y el asesor legal, Rubén Mora, fueron los últimos en abandonar el recinto donde se realizó la samblea extraordinaria para decidir el rumbo financiero de la institución.

(Video) Carlos Loría explica el rumbo que toma Club Sport Cartaginés Deportiva S.A. ahora que lo administrará Sendero Azul.

Posted by Puro Deporte on Sábado, 12 de septiembre de 2015

Los accionistas del Cartaginés decidieron este sábado que el grupo Sendero Azul sea el salvavidas para afrontar deudas acumuladas por casi $600.000 (cerca de ¢325 millones).

Este grupo está encabezado por Fernando Alvarado, gerente de la empresa de agroquímicos Rimac, y Carlos Macaya, vinculado al negocio de los lubricantes con la firma Castrol.

Ellos darán los recursos en un plazo de tres meses, y en el tercer año, Cartaginés asumirá el pago.

A cambio, Sendero Azul pide eliminar la actual sociedad anónima deportiva para convertir al equipo, de nuevo, en asociación deportiva.

No obstante, dicho punto será evaluado por una comisión para garantizar que los brumosos no tendrán problemas deportivos a la hora de cambiar de figura legal.

Para hacerle frente a la asfixiante deuda, Sendero Azul también puso de requisitos que se constituya un fideicomiso para que administre la institución y que la Junta Directiva actual se mantenga en la dirección del equipo.

De esta manera, los accionistas del Cartaginés, por mayoría, descartaron darle la administración del club al empresario Roy Rivera, quien ofreció $3 millones (¢1.600 millones) a cambio de administrar el equipo durante 10 años.

También aprobaron que cada accionista pague ¢200 por cada título valor en el último trimestre de este 2015, para inyectar más dinero.

Carlos Loría, vicepresidente del Cartaginés, enfatizó que la administración de la institución seguirá siendo de la Junta Directiva.

“Nosotros nos mantenemos al mando; ellos harán un un aporte económico inicial de $600.000, luego, por medio de un fideicomiso con un banco privado, habrá otra inyección de dinero y, en un plazo de dos años, el club asume la deuda bancaria”, explicó Loría.

Además, agregó: “Esos dos años tenemos que fortalecernos financieramente y para eso elaboraremos un plan de mercadeo para atraer socios y otras maneras de tener recursos frescos”.

Rubén Mora, uno de los abogados que conformó la comisión de análisis que valoró las propuestas financieras, explicó que los $600.000 se utilizarán para honrar las deudas de la institución y no para gastos ordinarios.

Parece que Cartaginés podrá respirar tranquilo.

Etiquetado como: