Por: Miguel Calderón S. 27 julio, 2015

El juego de ayer entre Alajuelense y Saprissa sirvió para medir fuerzas a una semana del campeonato, aflojar piernas y presenciar dos golazos.

Tanto del bando manudo como del morado, hubo conquistas de muy buena factura.

Primero, el volante Marvin Angulo se lució con un remate espectacular que venció al meta Dexter Lewis, una joya de gol que significó el empate momentáneo del Saprissa en el minuto 37 de partido.

El mediocampista le robó la espalda a los defensores erizos y culminó un muy buen pase de larga distancia de David Guzmán.

“Fue un bonito gol, pero aquí lo importante es que el grupo gane. Siento que estoy tomando confianza de nuevo, me siento bien para el arranque del campeonato”, comentó Angulo.

Sin embargo, en la segunda parte el turno le tocó al defensor liguista Kenner Gutiérrez (52’).

El zaguero recuperó un balón en la media cancha y recorrió más de 30 metros ante la pasividad de los saprissistas para fusilar con derecha al portero Danny Carvajal, y dejar el balón en el ángulo superior derecho.

Apenas dos minutos antes, había marcado un tanto de cabeza para el 2-1, con lo que se convirtió en la figura del duelo.

“Tuve la dicha de pegarle bien al balón y lograr que se metiera lo más cercano al ángulo. Es una motivación que sirve para no bajar la guardia. Este Torneo de Invierno será muy disputado a lo interno”, expresó el central.

Gutiérrez agregó que su libertad de llegar hasta el área es parte de los cambios que presenta este nuevo cuadro de Alajuelense con el colombiano Hernán Torres.

“Usted vio una Liga muy diferente, una Liga que busca presionar más arriba y buscar la mayor cantidad de anotaciones posibles. No queremos menos de eso. Ya con un marcador de 3-1 y ellos con dos hombres menos, el juego fue nuestro, así que optamos por una transición de balón para aprovechar la cantidad de espacios”, manifestó.