Mañana, a las 8 p. m., Alajuelense, inicia los cuartos de final en el estadio Morera Soto

Por: Johan Umaña V. 9 marzo, 2014

Jerry Palacios.
Jerry Palacios.
“El biotipo, el avance táctico que han tenido... Es un equipo que también tiene la pretensión de pasar a la siguiente ronda”, Óscar Ramírez sobre el Árabe Unido.

El Árabe Unido pondrá a prueba la convicción manuda para luchar por el sueño del Mundial de Clubes. Es el primer paso de lo que Alajuelense añora sea un largo camino y buscará darlo con autoridad.

Llega el momento de la verdad para Óscar Ramírez y su Liga, un conjunto que dedicó el semestre a prepararse para estos partidos.

Ayer llegaron los panameños al país. Mañana, a las 8 p. m., empezará a rodar la bola en el Morera Soto. Una pelota que cargará con los anhelos, casi utópicos para la realidad centroamericana, de seguir avanzando y buscar la corona de la Liga de Campeones de la Concacaf.

Ojo, que no solo los rojinegros sueñan. También lo hacen los azules, ellos quizá con más ahínco pues nunca un equipo panameño llegó más lejos de los cuartos de final.

La Liga buscará imponer su fórmula, esa que regresó al control obsesivo de la bola para sumarle cambios de ritmo y penetración incisiva en el último cuarto de cancha.

También alargar la historia que reza que Machillo nunca perdió una serie de ida y vuelta.

El Árabe también mima la pelota, aunque explota con facilidad las ventajas del biotipo panameño: corpulencia y velocidad.

El partido pinta dentro de la lógica: un local enfocado, buscando la ofensiva y los goles; un visitante más cauto, con un parado propicio para el contragolpe fulminante.

El once. El viernes Ramírez dijo que ya no le quedaban dudas en la cabeza para el duelo de mañana. Y es que hay poco que adivinar a esta altura de una temporada cargada de rotaciones y experimentos.

Patrick Pemberton, Johnny Acosta, Porfirio López y Kenner Gutiérrez son fijos atrás. Delante de ellos estará Ariel Rodríguez como recuperador y carburador.

Por izquierda Ariel Soto y por derecha Kevin Sancho o José Salvatierra (dependiendo del estado físico de este último).

En la media es donde es más difícil adivinarle los pensamientos al Machillo. Si quiere velocidad tiene a Allen Guevara, si quiere que le midan el ritmo de juego esta Kenneth García, y Osvaldo Rodríguez hace un poco de los dos, con el beneficio adicional de que es más alto.

En la punta José Guillermo Ortiz ha hecho una buena campaña, pero no le alcanza para adelantarse a la experiencia y peso de Jonathan McDonald y Jerry Palacios, anotadores de seis goles en los dos partidos en que volvieron a la titular.

Ya no hay dudas ni espera. Solo queda que ruede el balón y se aterrice el sueño manudo.