Los morados solo ganaron nueve de los últimos 24 puntos que disputaron

Por: Juan José Herrera Ch. 25 septiembre, 2012
Pantalla completa Reproducir
1 de 4

Con la primera vuelta del Torneo de Invierno concluida, el balance en Tibás es difícil pero claro: el Saprissa de Daniel Casas se está quedando sin gasolina.

El impulso con el que inició la S su paso bajo el mandato del uruguayo dista mucho de los números con los que llegó a mitad de camino: los morados ganaron 18 de 33 puntos posibles, para un rendimiento del 55%.

Y aunque la realidad moleste al entorno tibaseño, lo cierto es que el declive morado es evidente desde hace varias jornadas.

Por ejemplo, los primeros seis partidos de los tibaseños se saldaron con cuatro victorias y dos empates, y ahí estaban incluidos Cartaginés, Herediano y la Liga.

En cambio, los restantes cinco compromisos acabaron con tres derrotas, un empate y solo un triunfo ante San Carlos.

Razones. La responsabilidad es compartida, pero hay situaciones que destacan en la lista.

Por ejemplo, a la fecha solo Daniel Colindres logró anotar entre los delanteros, y su racha se detuvo desde la jornada seis.

Luego de ahí, el impulso goleador ha llegado desde más atrás, entre los volantes y la defensa.

El segundo en importancia en la lista de lunares son las laterales, que desde hace años producen dolores de cabeza a la dirigencia y cuerpo técnico del club.

Por ejemplo, a Juan Manuel Morales hubo que buscarle un relevo en el medio nacional pese a su condición de extranjero, mientras que Jordan Smith tuvo que hacerse a un lado en el último juego para darle campo a Alexánder Robinson, un hombre que apenas sí ha visto acción este torneo.

También se hecha de menos a José Carlos Cancela, la contratación estrella de los morados y quien cayó lesionado desde el juego ante Carmelita en agosto anterior.

Sin él, como bien lo dijo Casas, el equipo es otro, pero la debacle saprissista es imposible de explicar solo por su ausencia.

Finalmente están los cambios de esquema, que dejan claro que el sistema sigue en el tubo de ensayo, solo que ahora la gasolina para las pruebas se está agotando.