Los rojiamarillos controlaron todo el encuentro frente a los carmelos

 20 noviembre, 2014

Heredia La estrategia trazada por el Team salió al pie de la letra, tal y como se había planeado durante la previa.

El asistente técnico Minor Díaz afirmó el martes que buscarían un gol temprano ante Carmelita para tener un mejor control del juego y así fue.

Desde el pitazo inicial, los florenses salieron con todo, pues ya conocen el “candado” carmelo, un plan que consiste en esperar atrás y contragolpear.

Y apenas a los tres minutos, el huracán florense ya tenía el primero adentro de la cabaña del visitante Ronny Fernández.

La explosividad del mexicano Antonio Pedroza se hizo sentir con un derechazo que activó las gargantas rojiamarillas.

El azteca aprovechó un centro de Yendrick Ruiz, que fue desviado por Verny Scott, y el balón le quedó servido para decretar el primer tanto.

Antonio Pedroza celebra con mucha efusividad el primer gol de Herediano ante Carmelita, en el Eladio Rosabal Cordero. | GRACIELA SOLÍS
Antonio Pedroza celebra con mucha efusividad el primer gol de Herediano ante Carmelita, en el Eladio Rosabal Cordero. | GRACIELA SOLÍS

Los dirigidos por Jafet Soto se quitaron un gran problema de encima, pues obligaron al equilibrado cerrojo verdolaga a adelantar líneas para buscar la paridad en el marcador.

Pero más bien, el control herediano fue total, se apoderaron del balón como bien lo saben hacer y se dedicaron a generar mayores ocasiones de peligro.

Óscar Esteban Granados, quien se caracteriza por su rudo marcaje, se vistió de creativo e incluso sacó más de un ‘ole’ en las graderías del Rosabal Cordero.

El conjunto de Guillerme Farinha parecía desdibujado en el campo, como si sus dirigidos no estuviesen preparados para digerir un gol tempranero.

Sentencia. El segundo dardo del Team llegó previo al descanso, en un contragolpe del propio Pedroza tras un córner rival.

Corrió con la pelota más de 30 metros y sirvió un pase perfecto para que Granados aumentara.

Ya con el 2-0 en la bolsa y con 45 minutos de más, el estratega local se dedicó guardar a figuras como Pedroza, Esteban Ramírez y a su goleador Ruiz.

Los carmelos propusieron muy poco, prueba de ello fueron sus únicos dos remates directos, los cuales no fueron problema para Daniel Cambronero.

El deseo de incrementar la cuenta siempre se observó en la actitud de los jugadores heredianos, a quienes sus seguidores le exigieron más festejos. Y efectivamente pudieron llegar más, pero Víctor Núñez no ingresó con la fineza que le caracteriza.

Ahora, Soto y compañía están con la moral al tope para la visita del sábado frente a Saprissa.

Este duelo podría allanar el camino para el segundo lugar en la clasificación a la ronda de las semifinales, de cara a una ventaja deportiva en la siguiente fase.