El mercado futbolístico de este país sorprendió al planeta con las contrataciones millonarias de Alex Teixeira, Jackson Martínez y Ramíres, pero todavía sigue siendo un destino secundario para los futbolistas costarricenses

 5 febrero, 2016
Johnny Woodly anotó 89 goles en el balompié de China. En la imagen posa con su familia
Johnny Woodly anotó 89 goles en el balompié de China. En la imagen posa con su familia

Redacción

El mercado chino sacudió al mundo con los fichajes millonarios de Jackson Martínez ($48 millones), Alex Teixeira ($56 millones) y Ramires ( $34 millones), todos futbolistas con calidad demostrada para militar en clubes clase A de Europa, pero que decidieron emigrar al exótico balompié asiático seducidos por las grandes sumas de dinero.

Este paraíso financiero aún no enamora del todo a los jugadores costarricenses. China es visto como un destino secundario para las principales cartas de exportación del país y aún no aparece una figura de renombre que deje huella y le permita a los agentes aprovechar el auge futbolístico del mercado.

El delantero Johnny Woodly fue quien mejor aprovechó su aventura en China, pues jugó durante seis años en la primera y segunda categoría y anotó 89 goles.

Woodly cuenta que después de su primera temporada le alcanzó para comprar un terreno y construir su casa.

Aparte de tener un salario cinco veces mayor al que ganaba en suelo tico, obtenía bonificaciones por cada gol anotado y partido ganado.

"En Costa Rica un club de media tabla me puede pagar $2.000 por mes y le digo que ese dinero yo me lo ganaba allá con solo anotar un gol", contó el artillero.

Woodly considera que el jugador tico se devuelve rápido, o ni siquiera valora las ofertas del gigante asiático, porque le cuesta acoplarse a la cultura, a la comida y al idioma.

Él no tiene queja alguna. Incluso, uno de sus hijos nació en la tierra de la Muralla.

Cuando los futbolistas le preguntan sobre las condiciones que envuelven el fútbol de este país, siempre tiene la misma respuesta.

"En la parte económica es demasiado bueno. Solo hay que viajar mentalizado en que la cultura es completamente diferente", agregó.

El representante de futbolistas, Adolfo Hernández, coincide en que las diferencias culturales son el mayor freno que encuentran los jugadores para animarse a dar el salto.

Esta falta de adaptación ha provocado que hasta la fecha, ningún jugador costarricense haya destacado en la primera división, un aspecto valioso para abrirle paso a los jugadores que anhelan jugar en el exterior.

"Ha faltado un Bryan Ruiz en China, ese tipo de jugador que ha hecho una muy buena carrera en Europa y le abre la puerta a los nuevos futbolistas", afirmó Hernández.

Lo cierto es que este mercado ofrece cada vez más oportunidades para los futbolistas que aspiran a firmar un buen contrato, y están dispuestos a alejarse miles de kilómetros de sus familiares y amigos.

Bien dijo el timonel del Arsenal de Inglaterra, Arsene Wenger, que "ellos tienen el poder financiero para trasladar toda una liga europea a China".

Una situación real en este momento pues figuras brasileñas como Robinho y Paulinho se apuntaron al proyecto del Guangzhou Evergrande, un club que recientemente disputó el Mundial de Clubes y es dirigido por el técnico campeón del mundo, Luiz Felipe Scolari.

Sin embargo, es tal el auge que hasta los equipos de mitad de tabla hacia abajo están dispuestos a pagar millones de euros para contratar algún fichaje de peso.

Por ejemplo, el recién ascendido Hebei China Fortune tiró la casa por la ventana al pagar $24 millones por el atacante de Costa de Marfil y la Roma, Gervinho.

Duro pasaje. También es un realidad que acostumbrarse a un estilo de vida radicalmente distinto no es tarea fácil.

El volante de Cartaginés Mauricio Castillo estuvo un año en China y reconoce que la soledad es grande.

El creativo afirma que la infraestructura de los estadios es impresionante y las condiciones son excelentes, sin embargo, la gente es fría y el idioma se convierte en un gran impedimento para acelerar la adaptación.

"Es difícil la convivencia. A veces uno se siente muy solo, porque no hay muchos extranjeros", admitió.

Además, Castillo asegura que el fútbol es mucho más rápido que en Costa Rica, pero también es menos preciso y elaborado.

Actualmente, el único tico enrolado en el fútbol de China es Michael Barrantes, quien milita en el Wuhan Zall, de la segunda categoría.

Últimos grandes fichajes del mercado de China

Teixeira dejó el Shaktar Donestk para firmar con el Jiangsu Suning a cambio de 50 millones
Teixeira dejó el Shaktar Donestk para firmar con el Jiangsu Suning a cambio de 50 millones

Alex Teixeira (BRA) dejó el Shaktar Donestk de Ucrania para firmar con el Jiangsu Suning a cambio de $56 millones.

Ramires (BRA) dejó el Chelsea de Inglaterra para firmar con el Jiangsu Suning a cambio de $34 millones.

Jackson Martínez (COL) dejó el Atlético de Madrid de España para firmar con el Guangzhou Evergrande a cambio de $48 millones.

Freddy Guarín (COL) dejó el Inter de Milán de Italia para fichar con el Shanghai Shenhua a cambio de $19 millones.

Gervinho (Costa de Marfil) dejó la Roma de Italia para firmar con el Hebei China Fortune a cambio de $24 millones.

Otras figuras que militan en China

Robinho (BRA), Diego Tardelli (BRA), Paulinho (BRA), Luiz Felipe Scolari (DT, BRA), Vanderlei Luxemburgo (DT, BRA), Tim Cahill (AUS), Marcelo Martins (BOL), Darío Conca (ARG), Giovanni Moreno (COL), Miller Bolaños (ECU)