Una sorpresiva UCR castigó a la Liga en el Morera y dejó la alarma prendida.

Por: Kenneth Hernández Cerdas 29 noviembre, 2015
Armando Alonso y Jonathan Sibaja disputan el balón durante el primer tiempo.
Armando Alonso y Jonathan Sibaja disputan el balón durante el primer tiempo.

Alajuelense fue por lana ante la UCR pero salió trasquilada. Lo peor para los intereses rojinegros es que comprometieron un liderato que tenían prácticamente en las manos y jugarán con un cuchillo entre los dientes la última fecha en Cartago.

En cuestión de ocho días, la Liga pasó de ser un huracán categoría 5 a desvanecerse de forma alarmante.

Ni el más pesimista rojinegro podía pensar que su equipo, en 40 minutos, estaría perdiendo 0-3 ante un modesto pero efectivo cuadro académico. Y mucho menos que su arquero, Alfonso Quesada, desperdiciaría un penal que hubiera metido a los suyos en el partido.

El primer tiempo fue un suplicio para los liguistas ya que el león anduvo muy lejos de ser un depredador en su campo. Más bien se comportó dócil y frágil.

El centro de la defensa alajuelense exhibió tres grandes agujeros que fueron maximizados por el olfato goleador de los universitarios quienes, primero con Josué Martínez (3') y después con JonathanSibaja (17'), apagaron las luces de un Morera Soto que se frotaba las manos por ver a su equipo aplastar al oponente que llegaba como víctima.

Las calamidades rojinegras en la parte baja quedaron al aire una vez más en el minuto 40: Olman Vargas se levantó dentro del área y, tras un pase preciso de Freddy Álvarez, cargó el tercero en la cuenta y prendió una alarma que no se apagaría más.

El tanto de Vargas redondeó la propuesta universitaria basada en aplicarse en la marca, cuidar el balón y aprovechar las profundas desatenciones de un contrincante perdido sobre el césped y atolondrado al atacar.

La rechifla generalizada con la que la Liga se fue para el vestuario retrató la desazón de un público poco habituado a observar que su oncena fuera borrada en la que llaman su catedral.

Tras el descanso empezó el otro partido, solo que de 45 minutos y teñido de máxima urgencia para los erizos.

En el primer minuto la Liga descontó con un golazo de Carlos Discua y convirtió el resto del capítulo en un monólogo. Por un lado el cuadro local acorralando a la UCR y esta última gastando minutos para proteger la ventaja que ya no era tan gigantesca.

Aarón Cruz interpretó un rol clave para que la brecha se mantuviera intacta. Y fue así como el cronómetro jugó en contra de la divisa manuda hasta que Rándall Poveda pitó el final y dejó a todos los fieles preocupados.

A la Liga no les alcanzó el tiempo para salvar el honor y tampoco para blindar el liderato que hoy está en el aire.

Repasá aquí lo mejor del partido.