Por: Fanny Tayver Marín 10 mayo, 2016

Hernán Medford vivió a su estilo el primer juego de la final entre Alajuelense y Herediano.

El estratega estaba metido de lleno en el partido, nunca se sentó en el área técnica, quizás porque para él, las instrucciones se giran mejor gritando de pie y hasta pegando brincos.

Medford es un apasionado del fútbol, pasó hablándole a Allan Miranda, reclamaba las faltas y aplaudía las buenas jugadas de los rojiamarillos contra los rojinegros.

No estaba muy contento con las decisiones de Walter Quesada y fue justo cuando Herediano incurrió en una seguidilla de faltas cuando Medford no aguantó más, se quitó la gorra que andaba puesta y estuvo a punto de tirarla al piso.

Desde que retornó al fútbol nacional, es la primera vez en la que eso le ocurre a Hernán; es la primera vez en la que se ve tentado a tirar la gorra como en los viejos tiempos.

Hernán dice que ahora es otro, que ya cambió y aunque la noche del lunes en el Morera Soto no lo parecía, afirma que hoy por hoy es un poco más tranquilo.

Sin embargo, Medford también sabe que el carácter pesa y ese espíritu ganador que él tiene es lo que ha tratado de inyectarle a sus jugadores.

Hernán hacía rabietas, porque los florenses estaban cometiendo errores que le permitían a Alajuelense intentar algo a través de la táctica fija.

Hernán ponía cara de pocos amigos cada vez que Allen Guevara cobraba un tiro libre y también se molestaba cuando pitaban alguna falta contra Jonathan McDonald.

Para Medford y los suyos, ese empate sin goles era importante; pero amarraron un negocio redondo en el minuto 90+1, cuando Esteban Granados marcó un gol que Medford gritó y celebró a más no poder.

Fue con ese gol con el que Hernán se liberó, se desestresó y sonrió.

Herediano se llevó el triunfo del Morera Soto; pero Medford es cauteloso y asegura que aún falta mucho.

Para él, la ventaja de 1-0 en la final es importante, pero no es determinante.

"Señores, aquí no hay nada definitivo. Jugamos contra Alajuela y hay que respetarlo. El 1-0 es una pequeña ventaja pero no hemos ganado absolutamente nada, es una pequeña ventaja. Tácticamente el equipo estuvo muy bien y se hizo todo lo que se planeó", afirmó el técnico de Herediano.

El sábado a las 8 p. m. será el juego definitivo en esta serie por la corona; Medford quiere ser campeón del Verano y en su atuendo no faltará la gorra que siempre usa.