Yaksiry Porras, madre de Juan Pablo Ledezma, asegura que le pide a su hijo tener presente los valores, nunca caer en vicios y sacar buenas notas en la escuela.

Por: Ferlin Fuentes 15 febrero, 2016

Tiene 11 años y su jovialidad es contagiosa. Apenas es un niño, pero parece que el balón es la varita con que hace magia, como si cada día de su corta vida hubiese tenido uno pegado al pie.

Adivinar quién es su padre es muy sencillo; solo es necesario mirarle el rostro. Si queda alguna duda, basta verlo arrancar en ardua lucha por el esférico, en una carrera impulsada por la potencia que parece fuera de lo normal para su edad; aquella que tenía su progenitor.

Se trata de Juan Pablo, el hijo de Froylán Ledezma, aquel que el 14 de enero de 1995, siendo un cachorro de 17 años, debutó contra Pérez Zeledón. A partir de ahí volvió loca a la afición de Alajuelense con sus goles de antología (el primero lo marcó el 25 de setiembre de 1995), su fortaleza para dejar a los rivales tendidos y el que llenó los ojos de los amantes del balompié.

infografia
Su mamá, Yaksiry Porras, asegura que la relación de Juan Pablo Ledezma con su papá es muy buena, pues incluso el exfutbolista lo ha visto jugar pese a vivir en el extranjero.

Froylán fue vendido en la cifra récord de $5 millones al Ajax de Holanda, apenas cuando tenía 19 años, pero luego se diluyó marcado por actos de indisciplina, que en muchas ocasiones lo marginaron de la Selección Nacional y lo sacaron de diversos equipos, incluso de la misma Liga cuando vino por segunda ocasión y con la que ganó el cetro en el 2005.

Juan Pablo sabe mucho de su padre, con quien mantiene una relación cordial, según cuenta la madre del niño.

Vestido con la camiseta de la Alajuelense, Juan Pablo asegura que Froylán fue un gran futbolista. Puede debatir con cualquiera sobre ello, pues ha observado sus jugadas en videos, esos mismos que aún erizan a los seguidores del equipo rojinegro.

"Mi familia y otras personas me dicen que él fue un gran jugador y entonces busco los partidos de mi papá", contó Juan Pablo.

El pequeño es su misma estampa; controla la pelota a su antojo, hace goles de colección (como el que le marcó de chilena a Uruguay de Coronado el domingo en el Morera Soto), tiene criterio para servir la bola a sus compañeros y se caracteriza por una inteligencia innata para jugar.

En cuanto al fútbol, solo tiene una diferencia con su padre: el niño remata bien de derecha o izquierda, mientras que Froylán era zurdo.

Apenas tiene 11 años, por lo que aún es imposible saber si se convertirá en el nuevo cachorro, el que es imborrable para los aficionados de Alajuela.

Su madre y la propia Liga extreman los cuidados sobre él para que algún día deleite a la fanaticada con sus fintas, regates y goles, sin estar marcado por un comportamiento indebido que pueda dar al traste con su carrera y sueños.

Aunque Juan Pablo es solo un niño, en Alajuela le tienen mucha fe. Constátelo usted mismo en el video que resume su juego del domingo ante Uruguay de Coronado, en el Morera Soto por la categoría U11, en el que anotó de chilena.

infografia

Madre de Juan Pablo: 'Le digo que nada de vicios'

Yaksiry Porras le inculca a su hijo, Juan Pablo Ledezma, que para tener éxito en la vida no debe tener vicios.

Ella viaja de San Ramón a Alajuela para que Juan Pablo, retoño de Froylán Ledezma, se entrene en las ligas menores de Alajuelense. Ahí asiste de martes a viernes; los fines de semana disputa el campeonato de la Unafut U11.

Lo motiva a mantener vivo su sueño de jugar fútbol, el cual heredó del Cachorro, pero le pone una condición que no es negociable: sacar buenas notas en el centro educativo San Agustín en Palmares, donde cursa el quinto grado.

"Me parece que la disciplina es indispensable en cualquier ámbito y nunca debe olvidar los valores. Le digo que nada de vicios y eso es algo que él debe tener presente hasta el último día. Debe tener primero a Dios".

"Académicamente le va muy bien, es esforzado. Él sabe que es requisito el estudio, es indispensable cumplir en la escuela para que haya fútbol. Nos esforzamos para hacer un viaje todos los días de la semana de San Ramón a Alajuela y él tiene que cumplir con su parte, que es tener buenas notas", enfatizó Porras.

Yaksiry Porras, madre de Juan Pablo Ledezma, asegura que le pide a su hijo tener presente los valores, nunca caer en vicios y sacar buenas notas en la escuela.
Yaksiry Porras, madre de Juan Pablo Ledezma, asegura que le pide a su hijo tener presente los valores, nunca caer en vicios y sacar buenas notas en la escuela.

La madre de Juan Pablo, quien es odontóloga, describe a su hijo como tímido, aunque una vez que toma confianza con otras personas, es más extrovertido.

Afirma que Matemática es de las materias en que mejor le va, mientras que la gramática en inglés lo pone a sudar.

En sus ratos libres, el fútbol también está presente en la vida de Juan Pablo, pues sigue a sus jugadores favoritos, como Cristiano Ronaldo, Lionel Messi y los legionarios ticos.

"Cristiano es el futbolista que más me llama la atención, pero admiro la velocidad de Messi. De Cristiano me gusta la forma como hace los goles y del argentino, la capacidad que tiene para driblar a los rivales", indicó Juan Pablo.

En la calle lo reconocen por su parecido a Froylán, por lo que no falta un curioso que le toma una fotografía.

La jornada de Juan Pablo es larga. En la mañana asiste a la escuela, por la tarde, una vez que almuerza, se van a Alajuela y vuelven a las 8 p. m. para hacer las tareas y estudiar.

Fernando Colombo, gerente deportivo de Alajuelense: 'Hay que trabajarlo; su fútbol es innato'

¿Qué futuro puede tener Juan Pablo Ledezma?

Es un joven que tiene mucha proyección. Su futuro debe trabajarse en conjunto, nosotros en lo deportivo y la familia en el hogar. El equipo ( U11) que integra en Alajuelense tiene un buen nivel y es el actual campeón de la categoría.

¿Podrá llegar a jugar a la Primera División?

Eso no lo sabemos, lo cierto es que hoy es un muchacho a quien le sacamos provecho. Es un trabajo paso a paso.

¿Cómo manejar la proyección de Juan Pablo, quien apenas tiene 11 años?

Haciéndole entender qué es el fútbol, un deporte que tiene altos y bajos. Por ejemplo, él tuvo una lesión (fisura cerca de la rodilla) que lo dejó fuera de las finales pasadas y hoy nos alegra que esté de vuelta. Ante Uruguay de Coronado (el domingo) fue su primer partido luego de la recuperación. Ese momento había que hacerlo entender por su edad, tuvo un torneo bueno, goleador y se perdió lo mejor. Eso se trabaja.

¿Cuáles son las principales características del joven?

Es un jugador con mucha potencia. Me parece que él a esta edad todavía no se entera de su capacidad. Tiene unabuena pegada con ambas piernas, que se ve poco, y sus movimientos son muy claros, sabe seguir la secuencia completa de una ofensiva. Hay que trabajarlo; su fútbol es innato.

¿Cómo es el método de trabajo para Juan Pablo en el equipo?

Hablamos de una identidad de juego. Siempre en las reuniones de entrenadores hablamos del sistema de juego, que tiene que ser ofensivo y que debe haber buen fútbol, buen trato del balón. Quiere decir que la técnica individual y grupal debe estar presente en el entrenamiento, y debe haber tenencia de balón. Lo importante para nuestros equipos es estar en el campo contrario y buscar variantes por las laterales y por fuera, así como aprovechar espacios vacíos para que, por sorpresa, se pueda vulnerar al equipo contrario.

"Es todo un trabajo interdisciplinario, tanto médico, con diferentes profesionales, y en lo deportivo. Vuelvo a la lesión que sufrió Juan Pablo, en un primer diagnóstico no tuvimos un buen tino y luego se llegó a lo correcto. ¿A qué quiero llegar? Un joven de 11 años tiene las posibilidades de llevar su recuperación como un jugador de la Primera División".