Por: Juan José Herrera Ch. 1 agosto, 2014

Heredia. Hasta el minuto 55 Saprissa disfrutaba de un partido más de este Torneo de Copa. Iba tranquilo, dominando, si no con claridad, por lo menos con cabeza, confiado en el gol de Hansell Arauz, además, de que toda la presión en la acera de Herediano.

En esa confianza nunca imaginó lo que se le venía, el horror de un Danny Carvajal, que transformó una jugada intrascendente en la más importante del juego.

El portero morado Danny Carvajal detiene a Dave Myrie (18) cuando ingresaba al área. Al fondo observa el contención David Guzmán. | MELISSA FERNÁNDEZ
El portero morado Danny Carvajal detiene a Dave Myrie (18) cuando ingresaba al área. Al fondo observa el contención David Guzmán. | MELISSA FERNÁNDEZ

El pelotazo a la nada del Team le volcó al mundo al portero tibaseño, que esperó con aire de novato el balón lo suficiente para darse cuenta que ya Ricardo Blanco le había ganado la posición.

Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

En esa desesperación hizo lo peor: derribó a Blanco en el área y se fue al camerino con la cara de quien no puede creer lo que pasó.

Fue roja, penal y gol, el exquisito combo que se sirvió un Herediano que ahí, con la paridad en la pizarra y la superioridad en el campo, se dijo dueño del juego.

“Siento que la bola puede llegar al área, cuando veo que ya no puede llegar al área tengo a Ricardo Blanco encima y se la pego al pecho. Quizá debí dejar que él siguiera y no dejar al equipo con 10, pero el instinto de uno es no dejar que le metan el gol”, dijo Carvajal.

Y agregó: lo acepto, es mi error. Gracias a Dios los compañeros levantaron cabeza y sacar el partido.

Por su parte, e preparador de porteros morados, Róger Mora, dijo que el portero tiene que decidir rápido y en ese momento la decisión era mandarla a la gradería o hacer cualquier cosa menos buscar hacer un sombrerito.

Carvajal, llamado a ser titular en el semestre, se perderá así el juego de vuelta el domingo, con la enorme ventaja de que ante lo ajustado del calendario tibaseño es posible que su error no le pase demasiada factura en la titular.

“Danny tiene 25 años, es un excelente arquero, ha mejora muchísimo, pero hay cositas como la toma de decisiones, que debe trabajarlas aún más”, agregó Mora.

Para la vuelta. Aun bajo ese panorama desigual, la resaca de esa tarjeta casi que se puede pensar manejable para Saprissa, que se lleva un empate del Rosabal Cordero y ahora decidirá su futuro bajo el cobijo del Estadio Nacional, una localía prestada pero que históricamente le ha sentado bien a la S .

El pulso también le permitió depurar el once con el que enfrentará al Real Estelí el miércoles en el regreso morado a la Concacaf.