Por: Cristian Brenes 26 abril, 2016
Gerson Torres (izq.) lucha con Rooney Mora. | LUIS NAVARRO
Gerson Torres (izq.) lucha con Rooney Mora. | LUIS NAVARRO

Ser solo un invitado que ameniza las semifinales y sale con decoro: esa es la norma que, hasta ahora, han cumplido los equipos no tradicionales en los torneos cortos, y es lo que precisamente buscará romper Belén.

Los belemitas son el octavo club pequeño que se mete en la segunda fase del certamen desde el Invierno 2007, cuando se instauró el formato de clasificación para cuatro clubes. Sin embargo, solo Santos llegó hasta una final en el Verano 2012 y ninguno pudo levantar el cetro.

Pese a esto y a las diferencias que pueden existir a nivel de presupuestos con Herediano –rival de los dirigidos por José Giacone–, Saprissa y Alajuelense, en Belén no se dan por menos y apuntan a hacer historia.

“Muchos quisieran estar. Se quedaron ocho por fuera y nosotros estamos dentro del baile, así que vamos a ponernos el mejor traje y los mejores zapatos para este baile que viene”, dijo el volante Júnior Alvarado.

Ni la desventaja deportiva que tienen al haberse metido como cuartos hace que Giacone y sus jugadores se sientan menos, y señalan que no tienen temor de chocar con equipos que, a diferencia de ellos, están acostumbrados a llegar a estas fases. “Nosotros les jugamos de tú a tú a todos y nada es imposible. Queremos llegar a una final y ser campeones. Tenemos mucho por ganar y estamos ilusionados”, señaló Josué Mitchel. Colaboró Steven Oviedo