Esteban Ramírez y Antonio Pedrosa rescataron la noche para el Herediano

Por: Juan José Herrera Ch. 28 septiembre, 2014

Heredia. Herediano encontró en su banquillo la salvación para una noche que amenazó con estrellarlo de bruces contra todo lo terrenal del campeonato local.

Esteban Ramírez, al 75’, y Antonio Pedrosa, al 78’, los dos variantes de Jafet Soto, fueron el desahogo de un conjunto florense que dominó a placer a Santos, pero se enredó en el puntillazo final, un síntoma impensado para ese equipo que apenas tres días atrás había hincado a un referente del fútbol mexicano como el León.

En ellos estuvo la clave que le permitió al Team mantener ese estatus de perseguidor en la tabla, puntos valiosos para paliar ese enorme rezago en el calendario que lo mantiene ocupando un lugar demasiado alejado de sus intereses.

Elías Aguilar se lleva la marca del volante Heliut Farrier, durante la victoria florense de ayer, por 2-0, en el estadio Eladio Rosabal Cordero. Atrás, observa Argenis Fernández. | EYLEEN VARGAS
Elías Aguilar se lleva la marca del volante Heliut Farrier, durante la victoria florense de ayer, por 2-0, en el estadio Eladio Rosabal Cordero. Atrás, observa Argenis Fernández. | EYLEEN VARGAS

Dominar sin gol. Aun cuando la primera mitad del partido se jugó prácticamente toda en la parcela santista, Herediano sufrió demasiado para validar ese control con una celebración, un detalle que en principio se consoló con la juventud del reloj, pero que luego se tradujo en desesperación.

Santos, en cambio, demostró lo verde que sigue estando su proceso, un caminar que ya debería estar arrojando más que toda esa impotencia que dejó ver su visita al estadio Eladio Rosabal Cordero.

Con solo Carlos Hernández y José Carlos Pérez tratando de generar ideas en la media, los guapileños pronto se dieron cuenta que era poco lo que iban a fabricar en territorio enemigo, ahí donde esa línea de tres de los florenses se probó más que suficiente para blindar la portería de Leonel Moreira.

Los rojiamarillos, en cambio, hicieron alarde de la creación de Yosimar Arias y Elías Aguilar arriba y se acompañaron de la velocidad de Ricardo Blanco unos pasos más al frente para cargarse de opciones delante del marco de Adrián de Lemos, sin descanso anoche, igual que el resto de su zaga.

Pero ahí fue donde se agravó por completo el pecado local, en esa impotencia por conseguir mover el pizarrón pese a ese juego tranquilo y dominio abrumador.

Cambios. Consciente de esa necesidad de concretar, Jafet Soto le abrió las puertas a José Sánchez, Esteban Ramírez y Antonio Pedrosa, las tres permutas de corte ofensivo en una apuesta clara por no sufrir el dolor del empate.

El primero aportó velocidad, los segundos la tranquilidad del gol.

Ramírez apareció al 75’ con un cobro de tiro libre que De Lemos solo pudo rozar; Pedrosa lo acompañó tres minutos después con un golazo desde fuera del área que dio por sentado el resultado.

El Team ganó entonces con justicia pero también con sudor, apoyado en sus relevistas y la obligación de no caer en las críticas de la a veces incómoda realidad criolla.

Etiquetado como: