Li figura entre los 14 altos funcionarios de FIFA que serán procesados por cargos federales de corrupción

Por: Johan Umaña V. 27 mayo, 2015

Eduardo Li, presidente de la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefútbol), se encuentra entre los 14 altos funcionarios de FIFA que serán procesados por la supuesta participación en un esquema de 24 años para enriquecerse a través de la corrupción del fútbol internacional, informó esta madrugada del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Una combinación de imágenes donde se muestra a funcionarios de la FIFA (arriba de izq. a der) Rafael Esquivel , Nicolás Leoz, Jeffrey Webb, Jack Warner. En la segunda línea Eduardo Li, Eugenio Figueredo y José Maria Marin.
Una combinación de imágenes donde se muestra a funcionarios de la FIFA (arriba de izq. a der) Rafael Esquivel , Nicolás Leoz, Jeffrey Webb, Jack Warner. En la segunda línea Eduardo Li, Eugenio Figueredo y José Maria Marin.

Li fue arrestado, a solicitud de la justicia estadounidense, en la madrugada del miércoles (noche del martes en Costa Rica) en el hotel Baur au Lac, de Zúrich Suiza.

Junto a él cayeron detenidos Jeffrey Webb, actual presidente de Concacaf y vicepresidente de FIFA; Julio Rocha, Costas Takkas, Eugenio Figueredo, Rafael Esquivel, y José Maria Marin.

Se espera que ellos sean extraditados a Estados Unidos para ser procesados en la Corte Federal de Brooklyn, donde se lleva el caso.

Además, se acusa a Jack Warner, expresidente de Concacaf.

"Una acusación formal de 47 cargos fue revelada esta mañana en un tribunal federal en Brooklyn, acusando a 14 defendidos ​​con los cargos de crimen organizado, fraude electrónico y conspiración de lavado de dinero, entre otros delitos, en relación con la participación de los acusados ​​en un plan de 24 años para enriquecerse a través de la corrupción del fútbol internacional. Las declaraciones de culpabilidad de cuatro de los acusados y dos acusados ​​corporativos también se revelaron hoy", inicia el comunicado del Departamento de Justicia.

Por su parte, la FIFA sostuvo una conferencia de prensa en la mañana de Suiza (3:20 a. m. de Costa Rica), para asegurar que colaboraría a cabalidad con la investigación, si bien aún no se valora suspender a los oficiales implicados.

Walter de Gregorio, Director de Comunicación y Relaciones Públicas de la FIFA, insistió en que el presidente del ente rector del balompié mundial, Joseph Blatter, y el secretario general, Jérome Valcke, no están siendo investigados.

Además, explicó De Gregorio ante las preguntas de los periodistas, que se mantendrá para el viernes el congreso y la elección presidencial del organismo. Asimismo, que no hay motivos para pensar que los mundiales de Rusia 2018 y Catar 2020 no se llevarán a cabo con normalidad.

"Es suficiente". La procuradora general de Estados Unidos, Loretta E. Lynch, anunció los cargos y tuvo duras palabras para los acusados:

"La acusación alega que la corrupción es rampante, sistémica y arraigada tanto en el extranjero y aquí en los Estados Unidos", dijo Lynch. "Se extiende por al menos dos generaciones de dirigentes del fútbol que, presuntamente, han abusado de sus cargos de confianza para adquirir millones de dólares en sobornos y comisiones ilegales. Y ha perjudicado profundamente a una multitud de víctimas, de las ligas juveniles y los países en desarrollo que deberían beneficiarse de los ingresos generados por los derechos comerciales que están en poder de esta organización, para los aficionados en Estados Unidos y en todo el mundo cuyo apoyo para el juego hace que esos derechos sean valiosos. La acción de hoy deja claro que el Departamento de Justicia tiene la intención de poner fin a tales prácticas corruptas, para acabar con la mala conducta, y para llevar a los malhechores a la justicia. Y esperamos seguir trabajando con otros países en este esfuerzo".

"El anuncio de hoy debe enviar un mensaje de que ya es suficiente. Después de décadas de lo que la acusación alega ser una corrupción descarada, el fútbol internacional organizado necesita un nuevo comienzo, una nueva oportunidad para que sus instituciones de gobierno proporcionen la supervisión y el apoyo sincero de un deporte que es amado en todo el mundo, cada vez más aquí en Estados Unidos.

"Permítanme ser claro: esta acusación no es el último capítulo de nuestra investigación", agregó Kelly Currie, el fiscal federal interino para el Distrito Este de Nueva York.

Según el Departamento de Justicia, los esquema de corrupción se refieren a la solicitud y recepción de sobornos y comisiones ilegales por parte de funcionarios del fútbol y de ejecutivos de marketing deportivo, en relación con la comercialización de los medios de comunicación y los derechos de comercialización asociada con varios partidos y torneos de fútbol, incluyendo eliminatorias mundialistas en Concacaf, la Copa Oro, la Liga de Campeones de la Concacaf, la Copa América Centenario que realizará en Estados Unidos en 2016 en conjunto entre Concacaf y Conmebol, la Copa América Chile 2015, la Copa Libertadores y la Copa do Brasil.

"Los acusados ​​individuales, acusados ​​y condenados, enfrentan penas máximas de cárcel de 20 años según las leyes de conspiración RICO, conspiración de fraude electrónico, fraude electrónico, conspiración de lavado de dinero, lavado de dinero y obstrucción de la justicia. Además, el acusado Eugenio Figueredo se enfrenta a una pena máxima de prisión de 10 años por un cargo de fraude de naturalización y podría tener su ciudadanía estadounidense revocada. También se enfrenta a una pena máxima de prisión de 5 años por cada cargo de evasión de impuestos. El acusado Charles Blazer se enfrenta a una pena máxima de prisión de 10 años para el cargo FBAR y 5 años para los cargos de evasión de impuestos; y los acusados ​​Daryan y Daryll Warner enfrentan plazos máximos de encarcelamiento de 10 años por la estructuración de las transacciones financieras para evadir los requisitos de presentación de informes de divisas. Cada individuo acusado también se enfrenta a la restitución obligatoria, el decomiso, y una multa. Según los términos de sus acuerdos de declaración de culpabilidad, los acusados ​​corporativos enfrentan multas de 500.000 dólares y un año de libertad condicional", informó el Departamento de Justicia.

Los acusados:

La siguiente es la lista de acusados, según fueron enumerados por el Departamento de Justicia:

Jeffrey Webb: actual vicepresidente de FIFA y miembro del Comité Ejecutivo. Presidente de la Concacaf. Miembro del Comité Ejecutivo de la Unión de Fútbol del Caribe (CFU). Presidente de la Asociación de Fútbol de Islas Caimán (CIFA).

Eduardo Li: actual miembro del Comité Ejecutivo de FIFA. Miembro del Comité Ejecutivo de la Cconcacaf. Presidente de la Federación de Fútbol de Costa Rica.

Julio Rocha: actual oficial de desarrollo de la FIFA. Expresidente de la Unión Centroamericana de Fútbol (UNCAF) y de la Federación de Fútbol de Nicaragua (FENIFUT).

Costas Takkas: actual agregado al presidente de la Concacaf. Exsecretario general CIFA.

Jack Warner: Exvicepresidente de la FIFA y miembro del Comité Ejecutivo. Expresidente de la Concacaf, UFC, y la Federación de Fútbol de Trinidad y Tobago (TTFF).

Eugenio Figueredo: actual Vicepresidente de la FIFA y miembro del Comité Ejecutivo. Expresidente de la CONMEBOL y la federación de fútbol de Uruguay (AUF).

Rafael Esquivel: Miembro actual Comité Ejecutivo de la CONMEBOL y presidente de la federación de fútbol de Venezuela (FVF).

José Maria Marin: Miembro actual de la Comisión Organizadora de la FIFA para los torneos de fútbol olímpicos. Expresidente de la CBF.

Nicolás Leoz: Exmiembro del comité ejecutivo de la FIFA y presidente de la CONMEBOL.