Dirigentes afirman que entre martes y miércoles intentarán hacer pago completo de los cerca de dos meses que tienen de atrasos. De no lograrlo, dicen que harían un abono importante

Por: Cristian Brenes 2 octubre
Danny Fonseca (centro) observa una acción entre Ricardo Blanco y Jonathan McDonald, en el partido entre Cartaginés y Alajuelense, en la fecha 9.
Danny Fonseca (centro) observa una acción entre Ricardo Blanco y Jonathan McDonald, en el partido entre Cartaginés y Alajuelense, en la fecha 9.

La crisis económica que vive Cartaginés golpea al club en diferentes sectores y esta vez la directiva brumosa se ve obligada a correr para hacerle frente a los atrasos salariales con los jugadores, con quienes se compromete a cancelar la totalidad o gran parte de la deuda esta misma semana.

Los futbolistas brumosos revelaron el domingo que viven congojas y momentos complejos a nivel personal, a causa de los cerca de dos meses que les adeuda el equipo en los pagos. Incluso, algunos integrantes del equipo señalaron a este medio que les deben prácticamente tres meses, aunque prefirieron no ser citados.

Los dirigentes blanquiazules reconocen el problema y apuntan a solventar la situación por completo o en su mayoría, a más tardar el miércoles.

"El tema salarial ha sido atendido, realizado diferentes esfuerzos para solucionarlo y se le han hecho abonos, aunque desgraciadamente esta semana no se pudo. Se está trabajando en una propuesta y un pago efectivo para este martes o miércoles. Como patronos vamos a honrar la parte salarial", indicó Rodolfo Freer, secretario de los centenarios.

El plantel estuvo libre este lunes y regresará a las prácticas el martes, aunque una de las versiones que se manejan es que no entrenarían si no hay un arreglo.

Freer señaló que entienden la posición de los jugadores y por lo mismo manejan alternativas para contar con el dinero y evitar que se interrumpa la preparación del equipo o que esto siga afectando la concentración.

"Manejamos esa versión (de no entrenar si no les pagan), pero igualmente nos comunicaremos con ellos. Queremos una solución efectiva, somos parte de la misma institución y para nada tomamos esto como un irrespeto, porque los jugadores están en todo su derecho de exigir su salario y nosotros en la obligación de cumplir con ellos. Nos abocamos a honrar el pago", manifestó.

El directivo recalcó que no endeudarán más al club por poner al día los salarios, por lo que están intentando "ser creativos" con los dineros que están presupuestados.

El secretario agregó que los inconvenientes también se presentan con el personal administrativo, a quienes buscarán poner al día.

"Estamos haciendo el esfuerzo para que se les pague todo, pero si no, una muy buena parte de lo adeudado, porque queremos que ellos estén tranquilos. Nos gustaría solucionar de una vez por todas el tema y si no es esta semana que se solucione todo, será la otra semana, tanto la administrativa, como la futbolística", enfatizó.

Cartaginés arrastra serios problemas salariales desde hace varios torneos. Sin embargo, esta es la primera vez en la que los futbolistas levantan la voz.

"La situación económica toca bastante al plantel como tal. Son situaciones extremas que hacen que durante la semana se vivan congojas y la concentración, tal vez, no sea la adecuada para muchos durante los partidos. Lo hacemos por la institución, por amor a la profesión y porque nos apasiona el fútbol, pero ya tenemos mucho tiempo en esta situación", señaló Rándall Brenes, capitán blanquiazul.

La situación no parece sencilla para un club que también debe solucionar las dos hipotecas que pesan sobre el Fello Meza por cerca de $430.000 (¢246 millones).

Los conflictos económicos se juntan con las dificultades deportivas de un equipo que apenas suma 14 unidades en 12 compromisos, tras igualar este domingo 1 a 1 ante los universitarios.