Por: Ferlin Fuentes 24 noviembre, 2015

El dinero correspondiente al Programa de Asistencia Financiera de la FIFA (FAP por sus siglas en inglés), que reciben las federaciones afiliadas, son destinados a apoyar las áreas en desarrollo y no se pueden utilizar en la Selección Mayor.

Rafael Vargas, secretario general de la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefútbol), explica que Costa Rica recibe esta ayuda desde hace muchos años, lo que le permite impulsar el crecimiento de otras disciplinas que ganan terreno.

“El programa establece que la Federación debe presentar un proyecto a la FIFA, que especifique en qué se va a invertir el dinero que, además, está establecido. Por ejemplo, uno es en fútbol femenino. Se puede invertir en fútbol sala, que digamos son deportes en desarrollo. También en diversos programas de capacitación y programas de desarrollo para la Federación”, dijo Vargas.

La Fedefútbol tienen en el FAP un apoyo para preparar a las selecciones menores.

Por ejemplo, según Vargas, así se financiaron parte de los fogueos de la Sub-17 camino al Mundial de Chile 2015.

El equipo dirigido por Marcelo el Popeye Herrera justificó de sobra en la cancha una inversión cercana a los $550.000 (¢297 millones), con su llegada hasta los cuartos de final.

“Ellos mismos (FIFA) estarían provocando un problema en el desarrollo del fútbol. Hay federaciones más pequeñas que la nuestra que utilizan estos dineros para subsistir y las afectarían gravemente. Esperamos que el programa se reactive, de lo contrario habrá que reacomodar el presupuesto”, agregó Vargas.

El Programa de Asistencia Financiera de la FIFA es uno de los proyectos importantes del presidente Joseph Blatter, quien llegó al ente en 1998 y que hoy enfrenta una suspensión de 90 días por parte del Comité de Ética del organismo, por sospecha de gestión desleal. El FAP empezó a operar en el año de 1999.