Rándall Poveda suspendió el juego por los improperios, pero el morado confiesa que él mismo le dijo que lo reanudara, pues no lo incomodaban

Por: Daniel Jiménez, Fanny Tayver Marín 21 febrero, 2016

Alajuela

Diego Calvo fue coreado muchas veces por los aficionados de Alajuelense. Este domingo regresó al estadio Alejandro Morera Soto, pero vestido con los colores del Saprissa.

Él no sabía cómo lo iban a recibir y ya estando en el juego le gritaban algunas cosas inapropiadas, por lo cual, el árbitro central Rándall Poveda decidió suspender el juego hasta que los rojinegros dejaran de molestar al atacante morado.

Pero los insultos sufridos en el estadio manudo más bien le dieron empuje para que de 19 pases efectuados solo fallara uno.

"Lo que hicieron fue meterme más en el partido, darme más confianza y no sé para qué pararon el partido, si a mí no me molesta, no me estresa y más bien yo le dije a Poveda que jugara, que eso no me interesaba", expresó Calvo.

Dijo que para él era motivante regresar al escenario que alguna vez fue su casa y en el minuto 77, cuando Gabriel Badilla lo sustituyó, salió sonriendo.

"Es que eso a mí no me estresa, no me hace menos ni me hace más. La verdad es que si me cantan es porque soy importante, así que yo estoy tranquilo y trabajo para lo que viene que es el miércoles (visita a Limón, 3 p. m.). Vamos paso a paso y ya mentalizados en Limón", exteriorizó Calvo.

Y agregó: "Usted escucha y sigue jugando, no le toma importancia. En lo personal a mí no me afectó, no lo sumé ni lo resté y no sé cómo lo tomarán otros jugadores a quienes les haya pasado, pero en lo personal, yo tranquilo".

El clásico fue el mejor juego de Calvo con Saprissa en lo que va del Verano, pero él afirma que puede mejorar mucho más.

"Para nadie es un secreto que durante mucho tiempo estuve parado, vengo retomando el ritmo, eso me ha ayudado a ir creciendo. Fue un buen juego para mí y vamos trabajando. Me mentalizo a crecer día a día, no me siento al 100% ni al 50%. Siento que tengo que mejorar en muchos aspectos".

¿Qué le dice a los liguistas? "No tengo nada que decirles, más bien tengo que decirle a la afición saprissista que vamos creciendo y que el miércoles vamos mentalizados en ganar", finalizó.

Por su parte, otros jugadores morados respaldaron el trabajo que efectuó Calvo en Alajuela.

“Es un jugador muy profesional, la verdad es que se esforzó al máximo y no le dio mucha importancia a lo que decía la gente. Jugó y dio lo mejor”, manifestó Joseph Mora, lateral izquierdo.

Criterio similar expresó el atacante Jonathan Moya, quien desde su óptica siente que Calvo aportó en seguridad y picardía.

“Esto es importante para él y para el equipo. Es un gran jugador. A pesar de las circunstancias de estar en su antigua casa hizo un buen partido”, señala Moya.

La buena actuación de Calvo contrastó con lo controlado que estuvo Marvin Angulo en el mediocampo, pues solo tuvo chances en jugadas de balón parado y no tanto con la conducción de balón en terreno rival. Incluso, en los cobros no se lució,