Policía reportó a tres por asalto y cinco por alterar orden, tres vestidos de manudos

Por: José Luis Rodríguez C. 7 mayo, 2013

La Fuerza Pública reportó anoche que detuvo a ocho personas por los disturbios que se dieron el domingo luego del partido que Cartaginés le ganó 1-0 a Alajuelense en el estadio José Rafael Fello Meza.

Mediante un comunicado de la oficina de Relaciones Públicas y Prensa del Ministerio de Seguridad, se explica que las autoridades detuvieron a ocho sospechosos de alterar el orden público y asaltar a una señora, entre otros hechos.

Tres de ellos son de apellidos Robles, Monge y López (este último nicaraguense indocumentado), a quienes se investiga por el asalto a una mujer –no identificada–, a quien le quitaron ¢15.000 en la parada de buses de la línea hacia Cervantes de Alvarado, Cartago.

Otros dos son sospechosos de alterar el orden e intentar un robo en un bar brumoso, y tres restantes solo de alteración del orden.

De acuerdo con la Fuerza Pública, estos tres últimos son vecinos de Alajuela y vestían uniformes del conjunto rojinegro.

Tras realizar varias investigaciones, las autoridades presumen que la piedra que hirió en la cabeza a la aficionada cartaginesa María Jesús Castillo salió del estadio.

Respecto a esa agresión contra Castillo, la subdirectora regional de la Fuerza Pública de Cartago, Daysi Matamoros, manifestó que el objeto fue lanzado desde la zona trasera de la estructura que soporta la gradería de sol.

“Por versiones supimos que la pedrada fue lanzada por un integrante de la barra liguista que se retiraba del estadio, pero hasta ahí pudimos llegar”, señaló Matamoros ayer por la mañana.

La subdirectora detalló que los tres sospechosos de asalto “pasaron la noche (del domingo) en la cárcel y hoy (ayer) los pusimos a la orden del Ministerio Público”.

Matamoros dijo que los detenidos por disturbios quedaron libres pues se trata de contravenciones.

Situación. En el caso de los denunciados por robo, se les abrió el proceso y se liberaron con medidas cautelares.

La funcionaria destacó que ante el hecho de que la barra manuda no llegó en un solo grupo, sino desperdigada en el transporte público, se dificultó su control en el sitio.

“No iban en masa, sino en grupos pequeños distanciados unos de otros, pero en gran cantidad”.

Tras conocer el caso de María Jesús Castillo, Daniel Vargas, presidente del Cartaginés, dio ayer la orden de que se colabore con la afectada, si lo requiere, con servicios médicos y legales. “Le pedí a nuestro gerente general, Jorge Ortega, ponerse a disposición de esta joven para lo que requiera”, declaró.

Etiquetado como: