Por: Miguel Calderón S. 23 noviembre, 2015

Para los jugadores del Santos de Guápiles, la derrota de ayer ante el Saprissa aún no les quita el sueño de la clasificación a semifinales, aunque sí les pone el panorama cuesta arriba.

Los guapileños reconocieron que los morados fueron los claros dominadores del juego y que ahora deberán “matarse” en los dos juegos que les faltan para cerrar la fase regular.

“Creo que Saprissa fue mejor de principio a fin, creo que las veces que nosotros fallamos frente al arco, ellos nos castigaron, pero así es esto. Ahora tenemos que levantar cabeza, no estamos eliminados, tenemos un juego más en casa contra Herediano y luego la visita a Carmelita. Sabemos que Cartaginés y Limón también tienen juegos difíciles”, expresó el delantero guapileño Víctor Núñez.

Para el Mambo, el grupo sabe que no puede fallar más si desea estar en la fiesta de semis.

“Teníamos un colchón de tres puntos que lo perdimos contra Saprissa, ya no tenemos margen de error. Creo que con 37 puntos se puede clasificar (Santos tiene 31, a falta de dos juegos, y está en el tercer lugar, pero tiene encima a Limón y Cartaginés, ambos con un juego menos)”.

El ariete reconoció que Saprissa fue dueño de las acciones.

“Saprissa jugó muy bien desde que comenzó el juego, se impuso y eso es bueno para ellos. Saprissa es Saprissa en cualquier lado, yo jugué ahí y sé que la única forma de levantarse de un clásico es golear en el siguiente juego”, dijo.

Mientras, para Marvin Obando, el sueño de pasar está vivo.

“Mientras existan opciones matemáticas vamos a luchar, seguimos con vida porque si ganamos nuestros dos próximos juegos tenemos muchas posibilidades de estar adentro”, expresó.

Para el arquero Marco Madrigal “hay equipos que también tienen juegos pendientes muy duros. No estamos enterrados; no pensamos en quedar fuera. Depende mucho de nosotros”..