Por: Jose David Guevara 16 abril, 2015

Juan no conoce a Carlos, no sabe cómo se llama, dónde vive, cuántos años tiene.

Carlos lo ignora todo acerca de Rubén, estado civil, profesión, nombres de los padres.

Rubén no tiene la menor idea respecto a Carmen, qué le gusta o disgusta, cuáles son sus sueños y cuál es su pasatiempo favorito.

Carmen nunca antes había visto a Sergio, por lo tanto no tiene la menor sospecha sobre su carácter, sentido del humor o los hechos que más lo enojan.

Sergio, a su vez, no es pariente, amigo ni compañero de trabajo de Ana, de allí que no tiene porqué saber que su segundo nombre es Luisa; su primer apellido, Monge, y el segundo, Carmona.

A Ana Luisa le resulta familiar la cara de Antonio, pero en realidad es la primera vez que lo ve —lo confunde con un antiguo novio de una prima—; se sorprendería si él le contara que trabaja en la morgue de un hospital, se ha casado cuatro veces y tiene 11 hijos.

Antonio ni siquiera ha reparado en Diego; reiría a carcajadas si se diera cuenta que viven en la misma cuadra, frecuentan el mismo bar y, además, ambos están enamorados de Roxana, la hija del carnicero.

Diego mira de reojo a su vecina, Rebeca, quien se encuentra con sus hermanas Carolina y Valeria; desea romper el hielo, conversar con ella, preguntarle cuál es el equipo de sus amores, si asiste al estadio con frecuencia y —interrogante cajonera— por qué razón las tres son tan lindas.

Rebeca se encuentra a la par de Pablo; le haría gracia saber que ese niño estudia violín, se la pasa molestando a su hermano y su mascota es un canguro de tela.

Pablo está a la par de Matías, su hermano; conoce a su novia, el colegio donde estudia y la admiración que siente por Vladimir Putin, presidente de la Federación Rusa. Estas hermanas y estos hermanos son los únicos que se conocen en la gradería de sombra.

Matías no sabe nada de nada de quien ocupa el espacio a su lado, Mauricio; desconoce qué opina del presidente de la República, del exmandatario que anda con antojo de volver a Zapote y de los presuntos ofrecimientos de embajadas.

Mauricio ignora que Norberto, su vecino, es ateo, apoya la fecundación in vitro y le gustan las corridas de toros.

Tantos desconocidos en la gradería. Tantos desconocidos en el estadio. Pero cuando cae un gol todos se abrazan, brincan, gritan. De repente todos son uno.

Etiquetado como: